Sevilla aquí, Hansack allá

Lo más destacado del beisbol después de Padilla Vicente Padilla es la cara al mundo del beisbol nicaragüense y este año nos representó a todos en gran forma, al capturar 15 victorias con los Rangers de Texas en las Grandes Ligas, ganándose un contrato de tres años y 34 millones de dólares como reconocimiento a […]

EN ESTE 2006, ARISTIDES SEVILLA realiza una gran labor en el beisbol nacional. (LA PRENSA/ARCHIVO)

  • Lo más destacado del beisbol después de Padilla

Vicente Padilla es la cara al mundo del beisbol nicaragüense y este año nos representó a todos en gran forma, al capturar 15 victorias con los Rangers de Texas en las Grandes Ligas, ganándose un contrato de tres años y 34 millones de dólares como reconocimiento a su esfuerzo, talento y tenacidad.

Padilla estableció en el 2006 un récord personal de victorias en las Ligas Mayores y quedó a un éxito de la marca para un nica, en poder de Denis Martínez, quien ganó 16 juegos en cuatro diferentes temporadas. Además, el pirotécnico tirador chinandegano igualó el registro de 156 ponches de Denis y por tercera vez en su carrera arribó a las 200 entradas, mientras dejaba su efectividad en 4.50, que es aceptable al jugar la mayor parte de sus partidos en un estadio de bateadores.

Lo mejor de todo, es que Padilla parece haber encontrado en Texas el sitio ideal para llevar su carrera al siguiente nivel, el estrellato. De cualquier modo, el lanzador derecho de Chinandega ha asegurado su futuro y el de su familia con un lucrativo contrato, que es el más exorbitante para un atleta nicaragüense en su historia.

SEVILLA Y HANSACK

Detrás de Padilla, hay dos figuras de mucho relieve en el beisbol nicaragüense. Uno, Devern Hansack, quien impactó siguiendo las huellas del chinandegano y el otro, Aristides Sevilla, quien hizo estragos en nuestro país.

Hansack estremeció a la nación con su arribo en septiembre a las Grandes Ligas con los Medias Rojas de Boston y fue el centro del espectáculo en el legendario Fenway Park el último día de la temporada, al forjar un mini- juego sin hit ni carrera de cinco entradas frente a Baltimore, en un partido suspendido por lluvia.

Hansack se convirtió en el noveno nica en la historia de las Grandes Ligas y además tuvo una gran campaña en la Doble A, compilando ocho triunfos por siete derrotas, con efectividad de 3.26 (la sexta mejor de la Liga del Este) y 124 ponches en 132.1 entradas, cifras que le valieron para ser reconocido el Lanzador del Año de los Perros Marinos de Portland, a quienes en los play offs los llevó a ganar su primer campeonato en 23 años.

Por su lado, Sevilla despegó el año acreditándose el liderato en efectividad de la II Liga Profesional con un llamativo 1.34 en 67.1 entradas con los Leones. Luego pasó al Campeonato Nacional y casi fue invencible con el Bóer, registrando 12 triunfos por una derrota, que representan el mejor balance de un lanzador desde que Freddy Corea tuvo 14-1 hace 10 años. Además, fue segundo en efectividad con 2.05 y ganó el liderato en ponches con 44.

Aristides jugó con la Selección Nacional en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Colombia y el Preolímpico de las Américas de Cuba, y en el inicio de la III Liga Profesional es el carabinero más dominante con dos blanqueadas entre sus tres triunfos, mientras pelea el liderato en efectividad con 1.77. Nunca antes, un lanzador había forjado dos lechadas en la LNBP.

RIVAS EN BATEO

Justo Rivas fue el bateador del año. En la II Liga Profesional terminó con 315 puntos y en el Campeonato Nacional fue sub-líder de los bateadores con 362, mientras se adueñaba de la corona de los jonrones (con ocho), convirtiéndose en el primer artillero que gana el título de cuadrangulares en años consecutivos desde Ramón Padilla en 1992 y 1993.

Estuvo con la Selección en los dos eventos internacionales del año y ahora en la III Liga Profesional es el bateador más caliente y completo del torneo, con 367 puntos, tres vuelacercas, 14 anotadas y 12 remolques, hasta antes de los juegos de fin de semana.

También merecen mención especial el lanzador Julio Raudez, quien en la II Liga Profesional cerró con 10 triunfos sin derrota, pero en esta liga no ha tenido el mismo éxito. Además fue el líder en efectividad del Campeonato Nacional con 1.88.

MAIRENA CON LA SELECCIÓN

Oswaldo Mairena fue el autor del triunfo más importante del año con la Selección Nacional, al blanquear 4-0 a Colombia en el Preolímpico de Cuba, para clasificarnos a los Juegos Panamericanos de Río Janeiro el próximo año.

El zurdo con espíritu de guerrero también perdió un duelazo 2-0 ante México y 3-1 ante Canadá, en un partido que se jugaba el pase al Mundial de China y al repechaje para buscar la clasificación a los próximo Juegos Olímpicos.

Entre los bateadores, el “novato” de 39 años, Eddy Talavera, fue la inspiración del equipo nacional. El nandaimeño conectó de hit en todos los juegos de Colombia y en Cuba disparó un jonrón ante Venezuela en el noveno inning para rescatar una victoria de las cenizas.

RAMÍREZ, UNA JOYA

Juan Carlos Ramírez, el derecho capitalino de 18 años firmado por los Marineros de Seattle, tuvo un magnífico debut en el beisbol profesional y fue el Lanzador del Año en la Liga de Verano de Venezuela, al registrar balance de 5-1, con 56 ponches en 65 entradas, más el liderato en efectividad con 1.66.

Las cifras de Ramírez fueron tan impresionantes como los elogios que recibió. En un espectacular crecimiento, su velocidad pasó de 88 millas a 96 y desde ya es considerado una joya de la organización.

Entre los nicas en las Ligas Menores, no se puede obviar a Ronald Garth, quien en Clase A descargó 10 jonrones, registró promedio de 275 y por segundo año consecutivo fue elegido el Más Valioso de su equipo.

Ofilio Castro bateó el ciclo en un juego y en toda la temporada reunió cifras consistentes: 116 hits, 16 dobles, 6 triples, 5 jonrones, 61 anotadas, 57 remolques y 253 de bateo, además de ser reconocido por su equipo, Savannah, el mejor corredor de bases y bateador más disciplinado en el plato.

Tampoco pueden pasar desapercibidos los lanzadores Wilber Bucardo, con 12 juegos salvados y 1.82 de efectividad en República Dominicana, y Elvis Orozco con balance perfecto de 6-0, más 43 ponches en 31.1 entradas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: