Emilio Mendieta:

Se involucró en la música por tarea de sus padres Cuando tenía siete años empezó a tocar piano porque sus padres así lo deseaban. Luego continuó con la batería y la guitarra porque empezó a sentirse atraído por la música. Cuando ya dominaba los tres instrumentos musicales Emilio comenzó a cantar en festivales escolares, en […]

Emilio José Mendieta Cerda. (LA PRENSA/ B. PICADO.)

  • Se involucró en la música por tarea de sus padres

Cuando tenía siete años empezó a tocar piano porque sus padres así lo deseaban. Luego continuó con la batería y la guitarra porque empezó a sentirse atraído por la música.

Cuando ya dominaba los tres instrumentos musicales Emilio comenzó a cantar en festivales escolares, en el coro de la iglesia a la que asiste y en las reuniones familiares. “Así fue como la música se convirtió en mi vida y para mí es un sueño llegar a ser alguien importante en la música”, dice el joven de 21 años, originario de Diriamba, Carazo.

En ese departamento Emilio estudia tercer año de Administración de Empresas, en el Centro Universitario Regional de Carazo (CURC).

El joven cuenta que prefiere interpretar y escuchar música tropical, como salsa, merengue, cumbia, bachatas y reggaetón.

Emilio confiesa que cuando canta lo que más se le dificulta es la expresión corporal. “Es como si alguien me clavara los pies y las manos, o como si me pesaran 100 libras”, dice apenado.

Según cuenta, lo que más ha hecho difícil su estadía en la Casa de Alto Rendimiento ha sido la ausencia de su novia, pues según cuenta estaba acostumbrado a verla todos los días, desde hace dos años. “Tengo planes de casarme con ella”, dice.