ONU sanciona a Irán y amenaza continúa

Resolución impone sanciones por negarse a suspender el enriquecimiento de uranio [doap_box title=»Origen del conflicto» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]2003200420052006 El conflicto generado por el programa nuclear iraní surgió a finales de 2002, cuando un canal de televisión estadounidense difundió fotos de dos instalaciones nucleares iraníes desconocidas hasta entonces, Arak y Natanz. Teherán aceptó las inspecciones de los […]

El Consejo de Seguridad de la ONU por unanimidad decidió este sábado imponer una sanción a Irán. (LA PRENSA/AP /Frank Franklin)

  • Resolución impone sanciones por negarse a suspender el enriquecimiento de uranio
[doap_box title=»Origen del conflicto» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]2003200420052006

El conflicto generado por el programa nuclear iraní surgió a finales de 2002, cuando un canal de televisión estadounidense difundió fotos de dos instalaciones nucleares iraníes desconocidas hasta entonces, Arak y Natanz.

Teherán aceptó las inspecciones de los expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y comenzó un proceso en el que destacan las siguientes fechas:

Febrero: el Presidente de Irán, Mohamed Jatamí, asegura que su país producirá su propio combustible nuclear. Inspectores del OIEA comienzan a supervisar las instalaciones nucleares.

Noviembre: El OIEA señala que Irán reconoce haber producido pequeñas cantidades de uranio altamente enriquecido, suficiente para alimentar armas nucleares, aunque no haya pruebas de que tuviera intención de construirlas.

Febrero: Distintas fuentes sostienen que el padre de la bomba atómica paquistaní, Abdul Qadeer Khan, entrega tecnología y conocimientos nucleares a Irán.

Abril: Irán anuncia que pondrá en funcionamiento la conversión de uranio en la central de Isfahán.

[/doap_box]

Portavoz dice que no es impedimento para progreso nuclear iraní

Septiembre: El OIEA constata que Irán violó en el pasado sus obligaciones de salvaguardas internacionales.

Enero: Irán rompe los precintos de tres instalaciones nucleares para investigarlas, lo que provoca una oleada de protestas.

Septiembre: Ahmadineyad reitera ante la Asamblea General de la ONU que no busca tener bombas nucleares y que sólo «bajo condiciones justas» negociará la suspensión del programa nuclear.

Noviembre: El OIEA confirma que Irán sigue con su programa de enriquecimiento de uranio en contra de las advertencias de la comunidad internacional.

Irán continuará con su programa nuclear y su proyecto de instalar 3,000 centrifugadoras en una fábrica de enriquecimiento de uranio, pese a las sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU, anunció un responsable iraní este sábado en la televisión estatal Al-Alam.

“Esta nueva resolución no será un impedimento para el progreso nuclear iraní”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mohammad Ali Hosseini, según agencias de prensa locales.

“La nación iraní, contando con sus capacidades nacionales y en el marco del Tratado de No Proliferación Nuclear y sus derechos inalienables, continuará adelante con sus planes nucleares pacíficos”, apuntó.

Esto incluirá “poner en funcionamiento las 3,000 centrifugadoras de Natanz”, donde se ubica una planta de enriquecimiento de uranio, en el centro de Irán.

Será, añadió, “una continuación de las actividades nucleares pacíficas bajo supervisión de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA)”.

El 12 de noviembre, Teherán confirmó que quería instalar 3,000 centrifugadoras destinadas a enriquecer uranio antes de que acabe el año iraní, en marzo de 2007.

A finales de octubre, Irán ya había instalado una segunda cadena de 164 centrifugadoras, pese a las amenazas de sanciones.

El Presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, viene repitiendo en las últimas semanas que los iraníes van a organizar “la gran fiesta de la nuclearización” del país durante las ceremonias en febrero del aniversario de la victoria de la Revolución Islámica de 1979.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó este sábado por unanimidad, tras dos meses de duras negociaciones entre los países occidentales, por un lado, y Rusia y China, por otro, una resolución que impone sanciones a Irán por negarse a suspender el enriquecimiento de uranio en el marco de su programa nuclear.

La resolución 1737, elaborada por Francia, Reino Unido y Alemania, establece la prohibición de comerciar con Irán en una serie de ámbitos claramente delimitados de sus programas nuclear y de misiles balísticos.

“Este acto ilegal de Estados Unidos y Gran Bretaña (…) no hará sino reforzar la voluntad iraní de preservar su independencia, su soberanía nacional y sus derechos para el futuro de Irán”, clamó el portavoz de Exteriores.

El número tres del Departamento de Estado estadounidense, Nicholas Burns, avanzó que Washington quiere que la comunidad internacional decida otras sanciones contra Irán, además de las adoptadas por el Consejo de Seguridad, mientras que Israel calificó la resolución de “primer paso” y pidió otros para impedir que ese país obtenga el arma nuclear.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: