¡QUé JUEGAZO!

WILLIAMS DISPARÓ DOS JONRONES Y SE CONVIRTIÓ EN EL HÉROE DE UN EMOCIONANTE JUEGO QUE LUCIÓ COMO UN ANTICIPO DE LA FINAL [doap_box title=»Los detalles» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»] Por tercera vez en la temporada, el estadounidense Clyde Williams se voló la cerca dos veces en el mismo juego. Antes lo hizo el 28 de noviembre pasado […]

(la prensa/g. miranda)

  • WILLIAMS DISPARÓ DOS JONRONES Y SE CONVIRTIÓ EN EL HÉROE DE UN EMOCIONANTE JUEGO QUE LUCIÓ COMO UN ANTICIPO DE LA FINAL
[doap_box title=»Los detalles» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]

Por tercera vez en la temporada, el estadounidense Clyde Williams se voló la cerca dos veces en el mismo juego. Antes lo hizo el 28 de noviembre pasado contra Chinandega. Repitió la dosis el 3 de enero de este año ante Chinandega. Y ayer volvió a hacerlo.

Juan Figueroa (4-0) se llevó la victoria ayer por los Indios, mientras Donald Calderón (2-3) era el derrotado. Darío Delgado se fue de 5-4 por la tribu, mientras Justo Rivas tronaba con igual intensidad (5-4) por los Leones. Los jonrones de Williams fueron sus 11 y 12 de la temporada y está a dos de la marca de 14 de Michel Abreu.

[/doap_box]

Clyde Williams hizo saltar una pelota desde su bate y la metió en las grandes del jardín derecho para el final perfecto de un estupendo juego, en el que Indios y Leones dieron un adelanto de lo que tienen previsto hacer en caso de protagonizar la Serie Final de la Liga Profesional.

Sobre un formidable escenario, compuesto por unas nueve mil personas que llegaron a darle vida al desvencijado Estadio Nacional Denis Martínez, el Bóer y los melenudos hicieron saltar a los aficionados de una emoción a otra, pero al final, los capitalinos se desbordaron al celebrar la victoria 8-7, coronada por el segundo tablazo de Williams.

Fue un juego para disfrutarse y no tanto para reparar en su estrategia o su táctica. Junto a la alternabilidad en el comando del score, se conjugaron todos los elementos que han hecho de este deporte el más popular del país: jugadas de fantasía a la defensa, tablazos que levantaron a los fanáticos de sus butacas y una que otra demostración desde el box.

Williams, quien pescó una bola rápida del veterano Donald Calderón, terminó como el héroe del partido, al ponerle final a un empate 7-7, que no había hecho sino reflejar la gran combatividad de dos equipos que colocaron toda la carne sobre el asador ante la más numerosa presencia de aficionados en toda la temporada de beisbol profesional.

DESDE EL INICIO

Ambos clubes dejaron saber desde el inicio que jamás bajarían los brazos. León se fue al frente 2-0 sobre el repentinamente vacilante Miguel Gómez, atacado por sencillos de Ronald Garth y Justo Rivas. Pero el Bóer contragolpeó con tres carreras, que tuvieron como batazos decisivos un triple de Evert Cabrera y el primer jonrón de Williams (11).

Justo ahí, sin sacar más que un out, explotó el cubano Edisbel Benítez y Carlos Artilles apareció en su lugar. El dominicano se mostró frágil y el Bóer aumentó a 4-2, por doble de Williams y sencillo del quisqueyano Darío Delgado, sobreenvío del cubano Maikel Nenninger, mientras en la otra acera, el panameño Gómez parecía haberse recuperado.

Pero no fue así. Después de un doble de Ronald Garth y de un segundo out en el inning, Justo Rivas le descargó jonrón y niveló las acciones 4-4, agitando aún más a la vibrante barra felina, mientras asustaba a los boeristas, quienes vieron cómo era descifrado el también canalero Jorge Cortés. A estas alturas del séptimo inning, León iba arriba 6-4.

Pero en el cierre del inning, después del jonrón de Darío Delgado (5), el Bóer anotó dos veces más en medio de cañonazos de Sandy Moreno y Cabrera, más una jugada que olía a suicidio del mismo Sandy, pero que provocó error en tiro y la tribu se encaramó 7-6.

EL TABLAZO DECISIVO

Noel Areas ni la pensó y trajo a Ricardo Gómez para darle más seguridad a su ventaja, pero el taponero dominicano fue sorprendido por triple del panameño Dámaso Espino y Yoni Lasso, otro istmeño, lo empujó con hit para el empate 7-7, mientras los Indios no hacían más que amenazar a Donald Calderón en el cierre del octavo.

Y cuando León volvió a tronar ante Gómez con el cuarto hit de Justo Rivas, Noel trajo a su estelar abridor, Juan Figueroa, y el quisqueyano resolvió con doble play la amenaza felina. Ahí quedó listo para el final y tras dominar a Avellán, Calderón se midió a Williams y éste le midió el estadio con una línea salvaje que hizo vibrar al público.