El Salvador: 15 años sin guerra

“Terminamos la guerra, pero no hemos logrado construir la paz social”, reconoció el presidente Saca El presidente salvadoreño Elías Antonio Saca confirmó ayer la asistencia de los presidentes de México y Centroamérica al acto de conmemoración de la firma de los Acuerdos de Paz que se celebrará en el país el próximo martes. El Presidente […]

Un ciudadano muestra la pared con los nombres de los residentes locales que murieron durante la guerra civil en Ciquera, El Salvador. (La Prensa/AP/Luis Romero)

  • “Terminamos la guerra, pero no hemos logrado construir la paz social”, reconoció el presidente Saca

El presidente salvadoreño Elías Antonio Saca confirmó ayer la asistencia de los presidentes de México y Centroamérica al acto de conmemoración de la firma de los Acuerdos de Paz que se celebrará en el país el próximo martes.

El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, irá a la toma de posesión del izquierdista Rafael Correa en Ecuador y luego a El Salvador para el aniversario de los Acuerdos de Paz, informó el propio Ortega. El viaje de Ortega a Ecuador y El Salvador es el primero en su condición de Presidente, tras su toma de posesión el pasado miércoles.

Según fuentes de la Cancillería salvadoreña, al evento asistirán altos funcionarios de las Naciones Unidas que participaron en el proceso de negociaciones de los acuerdos, entre ellos el peruano Álvaro de Soto, así como el ex secretario general del organismo, Javier Pérez de Cuéllar, de la misma nacionalidad.

Delincuencia y pobreza

Sin embargo, la delincuencia y el fantasma de la pobreza se constituyen en la principal amenaza que abate a los salvadoreños, a 15 años de haber concluido una guerra civil que dejó más de 75,000 muertos y millonarias pérdidas a la economía.

A pesar que El Salvador silenció las armas con la firma de Acuerdos de Paz gobierno-guerrilla el 16 de enero de 1992, dirigentes políticos y diferentes encuestas hacen eco de la inseguridad que sufre el país con un promedio de 10.7 homicidios por día.

Una encuesta de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) revela que el principal problema del país al cerrar 2006 fue el accionar de la delincuencia (47 por ciento), le siguió la pobreza (14 por ciento), en tercer lugar figuró el desempleo con el 11.6 por ciento, y otros problemas concentraron el restante 26.5 por ciento.

“Las y los ciudadanos salvadoreños se muestran altamente preocupados por el estado de la criminalidad en el país, además de prevalecer entre la opinión pública una percepción pesimista respecto al futuro del país”, afirma la UCA.

La delincuencia cobró auge meses después del fin de la guerra, en virtud que fueron desmovilizados un poco más de 8,000 guerrilleros y 30,000 efectivos militares.

“Terminamos la guerra, pero no hemos logrado construir la paz social”, reconoció el sábado el presidente salvadoreño Elías Antonio Saca, durante el llamado Primer Festival por la Paz Social, que llenó el capitalino estadio Jorge “Mágico” González.

“Estamos reforzando y coordinando el trabajo de todas las instituciones del Estado encargadas de la seguridad y la justicia, para proteger a las familias, y entre todos juntos poner en la cárcel a delincuentes y criminales”, señaló el mandatario.

Para la ex comandante del otrora guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Nidia Díaz, la injusticia social que generó el conflicto armado, “sigue presente” por la desigual distribución de la riqueza y por la aplicación del “excluyente” sistema neoliberal que “genera más pobreza”.

Según un informe oficial, un 34.6 por ciento de los 6.9 millones de salvadoreños vivía en situación de pobreza en 2004.

No cometer los mismos errores

Por su parte el obispo salvadoreño Orlando Cabrera, al evocar el XV aniversario del plan de paz comentó que: “Es bueno y saludable conservar la memoria histórica para no cometer en el futuro los mismos errores”.

Para que el país pueda conquistar una paz estable, Cabrera indicó que debe haber “un decidido combate” contra la pobreza, crear fuentes de trabajo, mayor inversión en educación, proporcionar servicios de agua potable, electricidad y brindar un servicio de salud “eficiente para todos”.

En el campo de la seguridad ciudadana, monseñor Cabrera recomendó que “se debe luchar contra la violencia social y el crimen organizado, buscando una solución eficaz e integral”.

La UCA indica que un 38 por ciento de la población desea emigrar ante la problemática de inseguridad y desempleo que vive el país, principalmente a Estados Unidos, donde residen 2.5 millones de salvadoreños, que con sus remesas familiares mantienen a flote la economía dolarizada.