Manos creativas

María Auxiliadora Quezada combina la odontología con la elaboración de manualidades y joyas [doap_box title=»Más de su vida» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»] Aptitudes y visión Carácter: es un poco introvertida, pero creativa y emprendedora. Familia: está casada desde hace 10 años y tiene dos niñas. Le encanta cocinar, para ello ha recibido cursos de comida italiana que […]

  • María Auxiliadora Quezada combina la odontología con la elaboración de manualidades y joyas
[doap_box title=»Más de su vida» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]

Aptitudes y visión

Carácter: es un poco introvertida, pero creativa y emprendedora.

Familia: está casada desde hace 10 años y tiene dos niñas. Le encanta cocinar, para ello ha recibido cursos de comida italiana que es la que más le gusta; además, se considera buena anfitriona.

Metas: actualmente sus metas son hacer una especialidad en endodoncia y agrandar su tienda.

Consejo: “aunque tengamos una profesión siempre es bueno aprender otra cosa, porque no siempre vamos a trabajar en lo que aprendimos y eso algún día nos va a servir”, recomienda.

[/doap_box]

Las manualidades son la pasión que heredó de su abuela y su madre. María Auxiliadora Quezada Sequeira es odontóloga de profesión, pero desde sus ocho añitos empezó a bordar sus propios tapetitos y hoy es la propietaria de la tienda Detalles, donde además de vender sus productos, imparte cursos de manualidades. .

El arte de las manualidades lo aprendió, cuando a escondidas observaba a su madre y a su abuelita, mientras ellas elaboraban manualidades. “Mi abuelita sabía hacer de todo porque viajaba mucho a México y aprendió varias técnicas; ella se las pasó a mi mamá y cuando yo estaba pequeña, mi mamá hacía sus manualidades, yo me fijaba y fui aprendiendo pero mi mamá no quería enseñarme porque pensaba que si lo aprendía, no iba a tomar una carrera formal, entonces, a escondidas me fijaba cómo se hacían las cosas, un día me encontró haciendo un tapete y por fin decidió enseñarme y aprendí de ellas dos”, expresa muy orgullosa.

De manualidades nunca ha tomado un curso especial, todos sus conocimientos son heredados y luego perfeccionados con su gran amiga Bertha, una señora que también conoce el arte de las manualidades. “Aprendí diferentes técnicas, como el crochet, frivolité, macramé, bordado con cintas, bisutería, fomi, entre otras, todo lo fui aprendiendo a lo largo de mi vida, empecé con crochet”, asegura.

Afirma que su abuelita tenía un cuarto donde hacía sus manualidades y todo lo que elaboraba luego era obsequiado, lo mismo hacía su mamá y ella al inicio lo hacía igual, sólo elaboraba cosas para su casa y para sus amistades; sin embargo, un día uno de sus tíos la alentó a montar una tienda y además impartir clases, entonces abrió su taller Detalles, donde también expone su colección de accesorios con piedras semipreciosas.

Contrario a lo que su madre pensaba, Auxiliadora no ha abandonado la odontología, también atiende en su clínica. Su esposo también es odontólogo y comparte el trabajo de la clínica con él.

“Mi pasión es bordar y hacer diferentes tipos de manualidades pero eso no quiere decir que no me guste la odontología, al contrario, todos los odontólogos tenemos habilidades en las manos, de ahí que lleve de la mano la odontología y las manualidades”, asegura.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: