Ecuador y Venezuela sellan acuerdo energético

Ecuador proporcionará crudo y Venezuela le dará productos refinados a precio preferencial [doap_box title=»Alianza: ¿sólo económica o también política?» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»] Ecuador marcha de la mano de Venezuela hacia una transformación socialista que beneficiará su economía, pero que a la vez podría distanciarlo de Estados Unidos, cuyos intereses petroleros y militares se verían amenazados por […]

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, firma en Quito el acuerdo comercial energético con Venezuela, mientras su colega Hugo Chávez le mira contento. ( la prensa/ap/d. ochoa)

  • Ecuador proporcionará crudo y Venezuela le dará productos refinados a precio preferencial
[doap_box title=»Alianza: ¿sólo económica o también política?» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]

Ecuador marcha de la mano de Venezuela hacia una transformación socialista que beneficiará su economía, pero que a la vez podría distanciarlo de Estados Unidos, cuyos intereses petroleros y militares se verían amenazados por dicha alianza, estimaron este miércoles analistas.

Para el analista Simón Pachano, las señales enviadas por Correa apuntan hacia una integración con Venezuela, aunque “aún es prematuro” establecer si la misma implica una adhesión de Quito al proyecto antiestadounidense de Chávez o sólo se limitará al sector económico.

“Hasta el momento se ve una fuerte relación con Venezuela en el tema petrolero, pero lo que no está claro (es) hasta dónde se va a traducir en una alianza política a pesar de que Chávez apadrinó a Correa como su hijo ideológico”, sostuvo a la AFP Pachano, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

A su juicio, Estados Unidos esperará cautelosamente, sin intervenir, a que Correa asiente su proyecto para asumir una posición, que por ahora no será de abierta confrontación dada “sus amargas experiencias” en América Latina, donde han sido elegidos gobiernos contrarios a su política.

“Con Estados Unidos no hay nada absolutamente claro, está esperando los golpes de Correa como si se tratara del primer round de una pelea de boxeo, y creo que como siempre, sólo reaccionará en defensa de sus intereses”, estimó Pachano.

De concretar los anuncios de campaña, Correa terminará en 2009 con el acuerdo por el cual Estados Unidos opera desde territorio ecuatoriano su principal puesto de avanzada contra el narcotráfico, y revisará los contratos de las petroleras extranjeras.

“En la administración norteamericana hay sectores que pueden ver mal este proceso, que pueden sentirse amenazados, aunque el control demócrata en el Congreso permitirá ir hacia una interpretación menos ideológica del gobierno de Correa”, señaló a la AFP Marco Romero, director de la Maestría de Relaciones Internacionales de la Universidad Andina.

En su opinión, el presidente ecuatoriano quiere una “cooperación racional” con Venezuela en favor de una integración económica, que no debería afectar la relación con Estados Unidos.

“Washington sabe diferenciar entre la retórica y la realidad, o si no mire el pragmatismo con el que actúa con Venezuela en el tema petrolero: pese al distanciamiento ideológico son los mejores socios en el sector”, explicó Romero.

Los analistas coincidieron en que Correa apuesta por una cooperación con Chávez basada en el proyecto de integración bolivariana (eliminación de barreras geográficas y comerciales), que por ahora excluye una alianza antiestadounidense.

Análisis noticioso/AFP[/doap_box]

Rafael Correa ratifica el “no” a un TLC con Estados Unidos y ocupación de “tierras ociosas”

QUITO/AFP

El Presidente de Ecuador, Rafael Correa, abrió el cauce económico a su revolución socialista firmando una alianza energética con su par venezolano, Hugo Chávez, y los anuncios de redistribuir tierras ociosas y renegociar la deuda externa y los contratos petroleros.

Correa, quien asumió el poder el lunes, también notificó que no pactará un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, adonde va el 49 por ciento de las exportaciones de Ecuador, lo que equivale a 6,000 millones de dólares anuales.

Ahorro de US$20 millones con canje

En cambio, el martes suscribió un contrato con Chávez para el intercambio de petróleo por derivados, que empezará a concretarse a fines de febrero con el envío de 220,000 barriles de diesel a Ecuador.

“Si damos diez millones de barriles de crudo, ellos nos dan 10,000 de derivados a precios preferenciales”, destacó Correa, mientras que el presidente de la estatal Petroecuador, Carlos Pareja, sostuvo este miércoles que Quito obtendrá un ahorro anual de 20 millones de dólares por el canje.

Los dos mandatarios también firmaron un acuerdo que busca aumentar la capacidad de refinación de Ecuador, impulsar empresas mixtas en el sector energético y posibilitar a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) comercializar crudo y derivados en la costa del Pacífico.

Venezuela es el quinto exportador mundial de crudo, mientras que Ecuador es el quinto productor sudamericano con 543,000 barriles diarios.

En este frente, el economista Correa mantiene la promesa de revisar los contratos con las multinacionales, proponiendo subir del 50 al 80 por ciento la parte que corresponde al Estado por el excedente del ingreso petrolero.

Redistribuirán “tierras ociosas”

El nuevo gobierno, que promete un modelo económico acorde con el “socialismo del siglo XXI” que impulsa Chávez, anunció igualmente este miércoles que redistribuirá las tierras “ociosas y mal cultivadas”, aunque descartó una expropiación a gran escala.

“Si hay tierras abandonadas, ociosas, mal cultivadas; si hay tierras donde no se está trabajando directamente, esas serán objeto de transformación y redistribución”, dijo el Ministro de Agricultura, Carlos Vallejo.

El funcionario agregó que el porcentaje de esos predios es “muy pequeño”, pero que aún así serán sometidos a una reforma con el fin de aumentar la producción en el sector.

Sin embargo, el Gobierno no intervendrá las tierras de “altísima rentabilidad” ni las reservas ecológicas, como tampoco afectará a los “agricultores eficientes”, precisó.

“El empresario honesto, el agricultor eficiente y ese ganadero que ha transformado la tierra en zonas de altísima rentabilidad y productividad tienen que estar tranquilos”, sostuvo.

Al asumir la Presidencia por cuatro años, Correa reiteró que renegociará la deuda externa de 10,313 millones de dólares, equivalente al 25.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).