Reos de Carazo reciben visita

Corresponsal / Carazo Entre cánticos y alabanzas a Dios por parte del coro, que conforman los reos del Sistema Penitenciario de Granada, dio inicio la Santa Misa. Esta vez fue ofrecida al nuevo año y a cada uno de los más de cien detenidos de Carazo que purgan condena. La tristeza que puede embargar a […]

Miembros del patronato de reos y el padre Armando visitaron a los reos de Carazo. (LA PRENSA/LUCÍA VARGAS C.)

Corresponsal / Carazo

Entre cánticos y alabanzas a Dios por parte del coro, que conforman los reos del Sistema Penitenciario de Granada, dio inicio la Santa Misa. Esta vez fue ofrecida al nuevo año y a cada uno de los más de cien detenidos de Carazo que purgan condena.

La tristeza que puede embargar a un hombre o una mujer que paga su culpa en ese lugar fue disipada por unos momentos, mientras varios miembros de la Asociación Patronato de Reos, Internos y Liberados de Carazo (Aspril) realizaron la primera visita del Año Nuevo.

“El objetivo es llevar alegría, conocer sus necesidades de salud, problemas legales y decirles que siempre estamos pensando en ellos”, dijo Esmeralda Álvarez de Videa, presidenta del patronato. En la capilla del penal se efectuó la misa. Un grupo de ocho reos tomaron la palabra para avivar la jornada religiosa con cantos y alabanzas.

Éstos forman parte del coro y además realizan las lecturas cada vez que hay misa.

“Hoy agradecemos la visita de cada una de estas personas que se acordaron de nosotros y vinieron a compartir su tiempo”, dijo uno de los reos del coro.

“Ustedes pueden estar prisioneros en estas paredes, pero pueden tener su espíritu liberado de los barrotes de hierro si ponen su confianza en Dios”, dijo el padre Armando Rodríguez durante la misa. Luego de la ceremonia, el patronato hizo entrega de un pequeño presente a cada detenido y posteriormente hubo atención personalizada para escuchar sus necesidades.

LA MAYORÍA ESTÁ POR DROGA

Por Carazo hay alrededor de 120 reos, de los cuales 18 son mujeres. La mayoría de casos se ligan a la venta de droga, tráfico, homicidios, asesinato, estafa y el caso sonado del buzón de armas.

De éstos hay 20 casos, según informó el alcaide Modesto Rodríguez. Hay 48 casos de enfermedades crónicas y aunque mantienen un médico hay grandes urgencias. Entre las enfermedades se destacan gastritis, diabetes, hipertensión y problemas renales, pacientes psiquiátricos. Además hay detenidas que urgen atención ginecológica especializada como ultrasonidos, otras padecen de dolores de cabeza, entre otros. Estas inquietudes fueron transmitidas al alcaide Rodríguez por parte del patronato.