UN BOMBAZO

Williams se voló la cerca y el Bóer se afianza en la cima [doap_box title=»Buen beisbol» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»] La mejor publicidad para la Final, han sido los duelos León-Bóer, que han llevado el beisbol a otro nivel, tal como lo hicieron anoche. El jonrón de Clyde Williams fue su 13 de la campaña y está […]

Clyde Williams justo al volarse la cerca y llevar al Bóer a un dramático éxito ante los Leones. (LA PRENSA/M. Lorio)

  • Williams se voló la cerca y el Bóer se afianza en la cima
[doap_box title=»Buen beisbol» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]

La mejor publicidad para la Final, han sido los duelos León-Bóer, que han llevado el beisbol a otro nivel, tal como lo hicieron anoche.

El jonrón de Clyde Williams fue su 13 de la campaña y está a uno del récord de 14, impuesto por Michel Abreu el año pasado. A la vez, arribó a 40 remolques.

Tras el juego, Justo Rivas (se fue de 4-1) quedó con .374 (203-75) y Esteban Ramírez (bateó de 2-0) está con .350 (160-56)

[/doap_box]

En medio de un formidable trabajo, Willie Lebrón sólo tuvo una equivocación y eso le costó el juego: le lanzó una bola rápida por el centro del plato a Clyde Williams, quien la aceleró aún más con su bate y la depositó en las gradas del jardín derecho, para voltear espectacularmente el marcador y llevó al Bóer a una victoria 3-2 ante los Leones.

Sobre un estupendo escenario, formado por unas 12 mil personas que saltaron de una emoción a otra en el Estadio Nacional Denis Martínez, Indios y Leones se trenzaron en un dramático duelo que fue anunciado como un adelanto de la gran Final, prevista a iniciar el martes entre estos dos clubes.

Y eso fue, un anticipo de las batallas por el campeonato, con Julio Raudez moviendo la bola por la tribu hasta sacar de balance a los felinos, y Willie Lebrón, haciendo zumbar su recta, mientras las atrapadas de fantasía adornaban el ambiente.

Raudez (7-3) se llevó el triunfo con un notable trabajo de 7 entradas, 4 hits y 2 carreras, mientras Lebrón (3-5) cargaba con el revés pese a ponchar a 9 en 5.2 entradas, de tres carreras y obsequiando tres bases.

Los Leones rompieron el hielo en el segundo inning, cuando Henry Roa dio hit y anotó por doble de Sandor Guido. Y los boeristas enmudecieron, cuando cañonazo de Justo Rivas remolcó la segunda carrera en el segundo episodio.

Pero un swing bastó para traer la alegría a los boeristas en el tercero. Jimmy dio hit y Jorge Avellán recibió base. Y con la mesa servida, Williams haló el gatillo y puso la pizarra 3-2, justo como quedó.