Piden auditar gestión de Fiallos

EPN solicita investigar construcción del muelle de Puerto Cabezas El Presidente Ejecutivo de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), Virgilio Silva Munguía, oficializó la solicitud que hizo a la Contraloría General de la República (CGR) para que se realice una auditoría en esa empresa estatal sobre la ejecución de la obra del muelle de Bilwi (Puerto […]

Virgilio Silva Munguía, Presidente Ejecutivo de la EPN. (LA PRENSA/M. LORÍO)

  • EPN solicita investigar construcción del muelle de Puerto Cabezas

El Presidente Ejecutivo de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), Virgilio Silva Munguía, oficializó la solicitud que hizo a la Contraloría General de la República (CGR) para que se realice una auditoría en esa empresa estatal sobre la ejecución de la obra del muelle de Bilwi (Puerto Cabezas), y los contratos firmados con la empresa Prinel de El Salvador.

Silva quiere que la Contraloría audite la gestión del ex presidente ejecutivo, Alejandro Fiallos, desde julio del 2005 hasta la fecha de entrega de su puesto el pasado 10 de enero.

Silva ha dicho que en el caso de la ejecución del muelle de Bilwi (Puerto Cabezas) se inflaron los costos de la construcción.

El proyecto que consistió en la reparación de 512 metros lineales del muelle por siete de metros de ancho aparentemente no fue concluido, pero sí se pagaron unos 20 millones de córdobas, según aseguró Silva.

La empresa que realizó dicho proyecto fue Ingeniería de Proyectos, S.A. (Idepsa) y la EPN pagaría unos 11.6 millones de córdobas sólo en concepto de mano de obra, pero según las nuevas autoridades se pagó mucho más de eso.

CONTRATO CON PRIMEL

Silva también ha dicho que la Contraloría General de la República autorizó la exclusión de procedimientos para contratar la reparación de dos remolcadores de la EPN, misma que inicialmente tenía un costo de un poco más de 700 mil dólares, pero ahora el mismo se incrementó a más de un millón de dólares.

Según documentación de la EPN la empresa a la cual se contrató es Primel, S.A. de C.V., a un costo de 736,866.04 dólares “por ser la más barata”.

En ese sentido se le otorgó poder especial a Manuel Gómez con facultades de suscribir formularios para transportar los remolcadores a El Salvador y autorizar los trabajos de reparación.

Gómez, según Silva, sin estar facultado suscribió un contrato y adéndum con la empresa salvadoreña, en la que se establecieron cláusulas de reparaciones no estipuladas en la oferta original y someterse a posibles aumentos de costos en el contrato por “vicios ocultos”.

El nuevo presidente de la EPN dijo que el incremento del costo de la reparación de los remolcadores fue del 24 por ciento.

El proyecto consistía en la reparación de 512 metros lineales por 7 metros de ancho en el muelle de Bilwi, pero la exploración revela que sólo fueron reparados poco más de 400 metros, incluyendo un proyecto anteriormente ejecutado.