“Poderes especiales” a Chávez

Bush se declara preocupado por la democracia y los proyectos de nacionalización en Venezuela [doap_box title=»Divide al país» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»] Con la primera Ley Habilitante Chávez aprobó 49 leyes en 2001 que dividieron al país, sacudido por una insurgencia civil entre marchas de cientos de miles, paros empresariales, un fracasado paro petrolero y un fallido […]

Seguidores del presidente Hugo Chávez portan pancartas en apoyo a la denominada Ley Habilitante que otorga amplios poderes al mandatario venezolano. (LA PRENSA/AP. )

  • Bush se declara preocupado por la democracia y los proyectos de nacionalización en Venezuela
[doap_box title=»Divide al país» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]

Con la primera Ley Habilitante Chávez aprobó 49 leyes en 2001 que dividieron al país, sacudido por una insurgencia civil entre marchas de cientos de miles, paros empresariales, un fracasado paro petrolero y un fallido golpe de Estado en 2002.

El vicepresidente del Congreso, Roberto Hernández, rechazó a quienes “dicen que estamos otorgando poderes dictatoriales” a Chávez: “No sé si algún dictador en la historia del mundo ha decretado leyes para darle más poder al pueblo”.

Los presidentes anteriores a Chávez también gozaron de poderes especiales, pero la Constitución de 1961 los limitaba al sector económico y financiero y un máximo de 12 meses. La Constitución Bolivariana de 1999 eliminó esos límites.

En seis ocasiones anteriores fueron otorgadas leyes habilitantes. Las más criticadas fueron las que recibió Carlos Andrés Pérez (1974-79) y Jaime Lusichi (1984-89).

EE.UU. atento

[/doap_box]

Mayor amenaza es la disminución de las instituciones democráticas, señala mandatario norteamericano

Gel Gobierno estadounidense seguirá de cerca la forma en que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, utiliza los nuevos poderes especiales que hoy le ha otorgado la Asamblea Nacional, declaró un portavoz. “Veremos cómo ejerce esos poderes el presidente Chávez”, respondió el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack. “Es una decisión de la asamblea legislativa venezolana”, agregó el portavoz,

El pleno del Congreso de Venezuela sancionó el miércoles por unanimidad en la Plaza Bolívar una ley que otorga “poderes especiales” al presidente Hugo Chávez para legislar por decreto durante 18 meses, con la consigna de “Patria, socialismo o muerte”.

Mientras tanto, el presidente estadounidense, George W. Bush, se declaró preocupado por la democracia y los proyectos de nacionalización en Venezuela, después que Chávez recibiera poderes especiales por su Congreso.

“Estoy preocupado por los venezolanos, por la disminución de las instituciones democráticas, así como por los esfuerzos de nacionalización que podrían tener lugar o no”, afirmó Bush, en una entrevista con el canal noticioso Fox News.

“Pienso que la mayor amenaza es la disminución de las instituciones democráticas”, añadió, después que el Congreso otorgara a Chávez poderes para aprobar por decreto o reformar leyes en once ámbitos, incluido el energético, transformación de instituciones del Estado, participación popular, administración pública, así como economía y finanzas.

“La democracia y sus instituciones dan paz y ofrecen esperanzas para la gente”, añadió el mandatario norteamericano, sin citar con nombre y apellido a Chávez, en una de sus raras declaraciones públicas sobre Venezuela, país con el que mantiene tensas relaciones.

POR PERÍODO PROLONGADO

“Se declara sancionada la ley para permitir al mandatario emitir decretos con rango, valor y fuerza de ley” durante 18 meses, dijo la presidenta de la Asamblea Legislativa (unicameral), Cilia Flores.

Ese período es el más prolongado para ese tipo de ley en la historia de Venezuela y con los ámbitos más extensos.

“¡Que viva la patria de Bolívar! ¡Que viva el pueblo soberano! ¡Que viva el presidente Hugo Chávez! ¡Que viva el socialismo!”, exclamó la titular del poder Legislativo en la plaza ante varios centenares de líderes y seguidores oficialistas que participaron en el llamado “parlamentarismo de calle”.

Los 167 diputados —todos oficialistas— votaron a mano alzada la ley, bautizada por Chávez como “la madre de todas las leyes” y fueron aclamados con aplausos, consignas y silbidos por la muchedumbre, entre estallidos de cohetes.

Los cambios contemplan un severo control estatal sobre las actividades productivas hacia el llamado “Socialismo del Siglo XXI”, mediante las nacionalizaciones a la industria eléctrica, telecomunicaciones e hidrocarburos.

CONCENTRA PODERES

La oposición venezolana ha cuestionado que Chávez concentre cada vez más poder en sus manos y por un período tan extenso, “como un autócrata”, pero carece de representación parlamentaria luego de que se retiró de las elecciones legislativas de 2005.

Los diputados defienden así una “acelerada transición hacia el socialismo” impulsado por Chávez, quien la noche del martes apareció en La Habana junto a su aliado político y amigo, Fidel Castro.

Ante la ausencia de Chávez, el vicepresidente venezolano Jorge Rodríguez rechazó que se esté instaurando una dictadura en Venezuela.

“Claro que queremos instaurar una dictadura, la dictadura de la democracia verdadera y la democracia es la dictadura de todos, ustedes, nosotros, juntos construyendo un país diferente (…) que se instaure para siempre”, proclamó.

EN TODOS LOS ÁMBITOS

Chávez legislará prácticamente en todos los ámbitos de la vida pública de Venezuela.

En paralelo, realizará reformas de la Constitución Bolivariana de 1999 para, entre otras cosas, permitir la reelección presidencial sin límites.

Los poderes lo facultan a emitir leyes sobre la transformación de las instituciones del Estado; la participación popular; la función pública; el sector económico y social; las finanzas y tributos; y la seguridad ciudadana y jurídica.

También legislará sobre ciencia y tecnología; ordenamiento territorial; seguridad y defensa; infraestructura, transporte y servicios y el vital sector energético.

Esta es la segunda vez que Chávez recibe esos poderes desde que comenzó a gobernar en 1999.