Investigan desapariciones en Honduras

El Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas inició el miércoles una visita de tres días a Tegucigalpa para abordar con las autoridades de ese país los casos de desapariciones forzadas ocurridas en los años ochenta. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos informó hoy en Ginebra de que, durante […]

Los conflictos políticos desataron una feroz represión en Honduras en la década de los ochenta del siglo pasado. ( LA PRENSA/Archivo)

El Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas inició el miércoles una visita de tres días a Tegucigalpa para abordar con las autoridades de ese país los casos de desapariciones forzadas ocurridas en los años ochenta.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos informó hoy en Ginebra de que, durante esa visita, los miembros del grupo de trabajo se reunirán con representantes de los ministerios hondureños de Exteriores, Interior, Seguridad y Justicia, del Tribunal Supremo, de la Comisión Nacional para los Derechos Humanos, así como de la Oficina del Fiscal General.

Representantes de algunas organizaciones no gubernamentales y familiares de desaparecidos también se entrevistarán con una delegación de la ONU, integrada por los expertos Santiago Corcuera y Darko Gottlicher.

Más de 180 personas, entre hondureños y extranjeros, desaparecieron durante la represión de los años ochenta del pasado siglo, según un informe elaborado en 1993 por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En noviembre último, el Comité de Derechos Humanos de la ONU ya recomendó a Honduras que investigara y persiguiera los casos de desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales ocurridas en su territorio y que indemnizara de manera justa a las víctimas o sus familiares.

Tras la visita a Honduras, Corcuera y Gottlicher realizarán del 5 al 7 de febrero una misión en El Salvador.

El mandato del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas es tratar de esclarecer el destino de las personas desaparecidas y actuar de nexo entre los familiares y los gobiernos involucrados.