Idealista “Un idealista es un hombre que, partiendo de que una rosa huele mejor que una col, deduce que una sopa de rosas tendría también mejor sabor”. Escudo mancillado El supuesto desconocimiento de la ley que establece las características y uso de los símbolos patrios no exime al Ministro de Educación de la obligación de […]

Idealista

“Un idealista es un hombre que, partiendo de que una rosa huele mejor que una col, deduce que una sopa de rosas tendría también mejor sabor”.

Escudo mancillado

El supuesto desconocimiento de la ley que establece las características y uso de los símbolos patrios no exime al Ministro de Educación de la obligación de acatarla (nadie puede aducir ignorancia de la ley, según un principio general de derecho) y es inconcebible tratándose de un maestro.

¿Será este el primer paso del nuevo gobierno sandinista para cambiar después el pabellón nacional? Si por la víspera se saca el día, vamos por pésimo camino. Esta ofensa a Nicaragua no se debe tolerar. Hago público mi más enérgico repudio e insto a la ciudadanía a manifestar su rechazo ante este atentado a la dignidad de la Patria.

Silvio Avilés Gallo

Niñez excluida

Deseo felicitar a LA PRENSA por su editorial del miércoles 31 de enero sobre el regreso a clases y el escudo nacional mancillado. Indudablemente muchos nicaragüenses se están dejando llevar por el espejismo de la gratuidad de la educación.

El Ministro de Castilla desconoce sobre el costo privado de la educación pública y sobre los gastos en que incurre un padre de familia al enviar a un hijo a la escuela, fuera de lo que pudieran ser aranceles y que son: vestuario (no necesariamente uniforme), calzado, cuadernos, libros, lápices, etc., además del costo de oportunidad que representa el enviar a estos niños a trabajar en apoyo a las economías familiares.

Los cientos de miles de niños y jóvenes que se encuentran fuera del sistema educativo, cifra que todavía nadie ha podido determinar con certeza, en su mayoría están constituidos por aquellos cuyas familias no cuentan con los recursos para cubrir los gastos mencionados.

Para este año escolar, debería ingresar como mínimo un contingente de estudiantes equivalente al incremento poblacional, que según el censo ha reducido su dinámica, el resto del incremento de matrícula serían niños de familias que han mejorado su situación económica y están incentivados para estudiar.

Es totalmente falso que el entusiasmo por el nuevo gobierno sea un aliciente para que todos los niños que están fuera del sistema ingresen de una sola vez, pues hay que recordar que entusiasmados sólo está, si acaso, el 38 por ciento del total de la población votante. En otro orden, es completamente inadmisible que un ministro declare desconocimiento de una ley relacionada con su cartera.

Carlos A. Mayorga

Falta de cordura

Por mi preparación académica (soy pedagoga) mucha gente me ha preguntado lo que opino del actual Ministro de Educación, Cultura y Deportes.

Al inicio, mi respuesta fue positiva pues conozco la trayectoria profesional del señor Miguel de Castilla. Tengo entendido que es un maestro nato y conocedor de todos los senderos por donde transitan la mayoría de nuestros maestros de escuela. En ningún momento dudé de su capacidad para dirigir uno de los ministerios más importantes de nuestro país debido al sector tan sensible que abarca.

Sin embargo, después de escuchar ciertas declaraciones sobre el debate legal para preservar una vida, la matrícula escolar que debe crecer aún a expensas del bienestar infantil, el “mejoramiento” del currículo que hace “peligrar” la formación moral por medio de la educación para la vida, el cambio de textos escolares porque (dice) fueron elaborados en otro país y no coincide con nuestra realidad nacional (yo soy nicaragüense y formé parte del equipo de revisión de estos textos), la distorsión de nuestro escudo nacional, importar maestros cubanos en lugar de fortalecer a los nacionales… francamente estoy desconcertada por su falta de coherencia y envío un mensaje urgente a los diputados normales: ¡por favor frenen estas faltas de cordura!

Annabel. Sánchez

Escoltas

El lunes 29 de enero miré con mucha curiosidad y rareza al vicepresidente Jaime Morales Carazo en un semáforo y me extrañó como han cambiado los escoltas desde la toma de posesión. Antes eran moderados y manejaban con poca velocidad, ese día quedaban mirando a todos los demás conductores de otros vehículos cómo acusándolos y se ponían las AK-47 en las piernas.

Yo no creo que el señor Morales no se dé cuenta de la actitud de sus escoltas. Además debería acordarse cuando ande por la ciudad que sólo el 38 por ciento de la gente votó por él. Debería ser más humilde.

Javier López Gómez
Supervisor de telemercadeo

Confianza

Sé que Ortega luchó. Tomó las armas y combatió contra lo que casi todas las naciones del mundo están combatiendo aún. Sé que formó una fuerza muy amplia, tenaz y nacionalista.

Ahora Ortega está en el poder, nuevamente (si es que algún día lo perdió). Como afirman todos, Nicaragua está en peligro. Porque no muchos confían en él. Le voy a decir un secreto al Presidente: quiero confiar en él. Quiero sentir que puede sacar a este país de su atolladero. Quiero pensar que los nicaragüenses eligieron con exactitud a su nuevo gobernante.

No soy un militante del FSLN. Soy un joven que estudió gracias a la sangre de sus padres. Menciono esto para que lea las palabras de un “no fanático” de Ortega. No crecí con sus enseñanzas ni siguiendo sus caravanas. Nunca tuve su bandera en mis manos. De hecho, sí tuve la de Herty y posteriormente la de “el feo”, como parte de mi esperanza. Esto significa que no confié en él. Porque no estudió, no se ganó el derecho de gobernar por encima de personas preparadas y más capaces que él.

Nicaragua necesita a Ortega. No requerimos un mejor ejército, ni populismo, ni ideologías de izquierda, de derecha o ambidiestras. Necesitamos un líder que piense primero en su pueblo, que es lo que Ortega siempre dijo que ha hecho.

Pregunto algo: ¿Cómo confiar en Ortega si observo al mayor corrupto de la historia de Nicaragua sentado en primera fila para ver cómo lo juramentan ante la nación? Él era. Arnoldo Alemán estaba en una silla, disfrutando de su coñac mientras Ortega saludaba a Hugo Chávez. Por favor ¡qué descaro!

Si Ortega va a construir una Nicaragua mejor, entonces no se debe meter con esas amistades. Ortega debe mandarlas donde merecen estar, en La Modelo, él y a todos los corruptos que hicieron pedazos a nuestro pedacito de tierra.

El actual Presidente tiene suficiente para hacer maravillas. Debe considerarse un mago. Una persona bendita por ser Presidente de Nicaragua. Este es un lugar donde los recursos son envidiados por todo el mundo, por todos.

Entonces quiero confiar en el Presidente de Nicaragua. Confío en él. En que puede jugar un buen papel. Nicaragua está en sus manos. Que no la deje caer, como hicieron muchos.

Erick Ruiz José
Comunicador social

Megasalarios

El presidente sandinista Daniel Ortega ahora en el poder, baja los megasalarios de los funcionarios públicos en el Poder Ejecutivo, lo cual es correcto; lo incorrecto es la contradicción. ¿Por qué no denunció esta anomalía y no hizo públicos los señalamientos de corrupción a los gobiernos anteriores. ¿No será que al señor Presidente, cuando gobernaba desde abajo, sólo le interesaba negociar cuotas de poder?

Por ejemplo, presionaba al gobierno de doña Violeta Chamorro para conseguir sus objetivos , pactó con Arnoldo Alemán para repartirse los Poderes del Estado, lo cual impide la seguridad jurídica necesaria para el desarrollo económico del país. También pactó con Enrique Bolaños para desaforar a Arnoldo Alemán y condenarlo a veinte años de cárcel. Pero nunca habló de los megasalarios y las mega pensiones, que fueron denunciados por los distintos medios de comunicación escritos, radiales y televisuales.

¿Por qué el señor Presidente sandinista no apoyó la iniciativa de ley promovida por el movimiento social, consejos ciudadanos, Proyecto Delfín, el cual no sólo denunciaba los megasalarios de los ministros, viceministros, directores, ente autónomos, Presidente, Vicepresidente de la República, diputados?

También se demandaba —y se continúa demandando— anular los salarios de los diputados suplentes, la reducción de las odiosas megapensiones de ex presidentes y ex vicepresidentes de la República, tomando en cuenta que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, y la máxima pensión que un ciudadano recibe es el equivalente a US$1,500.00 mensuales.

Luis Solórzano
Granada

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: