Actores “Los auténticos actores son esa raza indomable que interpreta los anhelos y fantasmas del inconsciente colectivo”. Popoyuapa En cada palmo de Nicaragua es fácil encontrar encontrar vestigios de una cultura llena de riquezas, orgullosamente heredada de nuestros ancestros. Por casualidad tuve la oportunidad de presenciar la vorágine que cada año realiza un grupo de […]

Actores

“Los auténticos actores son esa raza indomable que interpreta los anhelos y fantasmas del inconsciente colectivo”.

Popoyuapa

En cada palmo de Nicaragua es fácil encontrar encontrar vestigios de una cultura llena de riquezas, orgullosamente heredada de nuestros ancestros.

Por casualidad tuve la oportunidad de presenciar la vorágine que cada año realiza un grupo de gente que se aventura por los senderos de Nicaragua enrumbando su travesía hasta el poblado de Popoyuapa en el departamento de Rivas para pagarle favores y recibir las gracias al buen Jesús del Rescate. Aunque ahora muchos de ellos han cambiado la típica carreta halada por bueyes por el carretón de caballos, es impresionante ser testigo de como hombres y mujeres, longevos muchos, con más desvelos en los últimos días, mal comidos quizás por las penurias que les ha suscitado la travesía, se auxilian de sus bestias para subir las cuestas, tomando a veces el lugar de ellos.

Los cuidados básicos serán secundarios en estos días de camino. Entre las carretas bien provistas con sus aliños se pueden ver gallinas, patos y hasta cerdos que han de sacrificar en alguno de los lugares que utilizarán para acampar, mientras inician su camino la mañana siguiente.

Arraigo, cultura, tradición, religiosidad pagana, yo me atrevería a llamarles un pueblo sufrido que cada año busca en el Señor de Popoyuapa, en el buen Jesús del Rescate, el alivio de sus sufrimientos.

Néstor Cerda Baltodano

Pueblos hermanos

Es lamentable que en vez de cultivar sentimientos de paz y caridad cristiana hay grupos e individuos empeñados en sembrar rencores y divisiones que nunca conducen a nada bueno.

Si hablamos de caso de xenofobia, este prestigioso Diario días atrás publicó una nota en la que se menciona la forma degradante de cómo una familia nicaragüense fue tratada por las autoridades de EE.UU. (por mencionar sólo un ejemplo). Ahora bien el señor Presidente de Nicaragua nada ha comentado… ¿Por qué no han interpuesto una demanda delante de los tribunales internacionales para reclamar por este atropello a los derechos humanos? ¿Tanto miedo —o “respeto”— le tiene al poderoso vecino del norte? O ¿es que al señor Presidente se le olvida de pronto las ideas antiimperialistas de su buen amigo venezolano y suyas también ? O ¿es que fomentando este resentimiento antitico de un lado y antinica de otro, los poderosos y ricos que nos gobiernan nos quieren anestesiar para que no miremos los verdaderos problemas que nos agobian?

Uno y otro pueblo, que fueron destinados por Dios a ser vecinos y hermanos, deberían hacer un sincero examen de conciencia y empezar a corregir tantos vicios y pecados que son nuestros verdaderos enemigos, y que de no combatirlos nos conducirán al abismo.

Tanto se habla de lo que han sufrido los hermanos nicaragüenses en Costa Rica (pienso también en EE.UU.) de eso hay bastante verdad, pero no es menos cierto que en su propio país se viven y se sufren condiciones tales que obligan a muchos a dejar con dolor su querida patria en busca de una mejor situación. ¿Por qué el Gobierno de su país en vez de perder su tiempo y dinero en tribunales internacionales no invierte más en salud, educación, trabajo, etc.?

No es posible que los ricos en este país se den una vida de lujos mientras muchos no tienen de qué vivir, es una tremenda injusticia que clama al cielo. Aborrezco la lucha de clases y la violencia pero no podemos negar que muchas veces así le preparamos el camino.

Es más lo que nos une que lo que nos separa.

Concepción Rojas

Seguro social

Soy asegurado desde 1983 con número 512412-2, divorciado desde 1999, hace cuatro años registré como beneficiaria a mi hija, hoy de cuatro años y medio, para su atención en la clínica previsional PAME del Hospital Militar y hace unos meses atrás inscribí como beneficiaria a mi compañera de vida desde hace seis años para que se le diera cobertura médica como tal, en vista que estaba embarazada de mi segundo hijo. Para inscribirla en el INSS oficinas oriental me pidieron la documentación necesaria.

Ahora hace varios días nació mi segundo hijo y decidí registrarlo en el PAME para su atención médica de control. Pero grande fue mi sorpresa y mucho mi enojo, porque en recepción de pediatría me pidieron el carnet de beneficiaria de la madre de mi hijo recién nacido. No entiendo por qué me piden el documento de ella, si yo soy el asegurado y quien decidió registrar a ella y a mis dos hijos como beneficiarios.

Yo presenté toda la documentación, excepto el carnet de beneficiaria de mi señora, me explicaron que fue una disposición del INSS de noviembre 2006, y que para todo trámite con niños para registro o atención médica hay que presentar ese bendito carnet, no dándole importancia y mérito al padre asegurado, que me imagino habrá muchos que llevan a sus hijos a la consulta médica, pero ahora no lo atienden a uno ni que le enseñen la magnífica de ningún partido solamente el de la madre (el carnet rosado).

No entiendo esa medida , porque si en el Código de la Niñez indican la responsabilidad del padre, y queremos serlo y sin necesidad de ello, uno quiere cumplir con sus hijos en el tema de salud y ayudar a la madre para estos menesteres , sin embargo el INSS pone hoy otro escollo, donde deberían ser más eficientes y prácticos con los padres en la responsabilidad de los hijos en este tipo de gestión.

Sólo en Nicaragua es donde las cosas van al revés y las palomas les tiran a las escopetas casi en todos los ámbitos, aún existiendo las leyes que indiquen claramente, pero no falta quienes las interpretan o desean interpretarlas a su antojo.

Santos Rivera

Bozal

¡Qué vergüenza causa saber que Margine Gutiérrez fue despedida de su puesto de trabajo por externar su desacuerdo por el regalo de los poemas de Darío!

A medida que pasa el tiempo nos damos cuenta que los principios filosóficos a los que apelaba el presidente Ortega para nuestro país, son un fraude. Se nos está negando el derecho heredado por Sandino y los mártires ante una falsa revolución de valores democráticos y de justicia social.

¿Qué pensará el cardenal Obando de tales decisiones, cuando él mismo desde el púlpito testifica que hay que denunciar el pecado y la injusticia, causales de la muerte de Jesucristo? La Iglesia tiene hoy más que nunca el deber de denunciar y de señalar los principios de justicia y libertad en los cuales fue cimentada la patria de todos los nicaragüenses.

¡Cuán orgulloso debemos sentirnos al saber que nuestra razón y conciencia fueron vendidos por un salario! ¡Qué mensaje de solidaridad y hermandad lanzó el Gobierno a todos aquellos que blasfemen contra el líder del momento!

La conciencia de los pueblos no puede ser comprada por un salario, ni silenciada por un bozal, instrumento enterrado por Nicaragua a finales de los años setenta, derramando la sangre de sus hijos para obtener la libertad.

Los nicaragüenses no podemos permitir ser “bozaleados” por ningún gobierno de turno, ni dejar que la conciencia que es lo único que nos pertenece sea enterrada por un salario. La revolución muestra sus frutos. Dichosos los invitados a la cena…

Pedro Rafael Gutiérrez Doña

Isla de Ometepe

Soy turista norteamericana que qudó varada en la Isla de Ometepe, en el Lago de Nicaragua a causa de una protesta promovida por la Alcaldía de Altagracia.

Como resultado de la protesta, las carreteras en la isla fueron bloqueadas impidiendo que todo mundo tuviera acceso al puerto ferry de Moyogalpa y de este modo saliera de la isla.

Como uno de los muchos americanos que visitan la isla, escribo en representación de mis conciudadanos para expresar mi preocupación por los asuntos de salvaguarda y seguridad que esta situación representa.

Según la noticia que nos llegó, los airados protestantes estaban armados con piedras y machetes amenazando a aquellos que se las arreglaban para pasar el tranque en la calle.

También, me preocupa que si ocurriera alguna emergencia de salud, sería imposible para los ciudadanos de EE.UU. salir de la isla y tener acceso a un hospital de referencia nacional. El descontento político no solamente presenta una amenaza para la imagen de la isla, como refugio tranquilo, la cual depende del turismo, pero también una amenaza para aquellos de nosotros que visitan el país con el deseo de sentirse protegidos y seguros.

En estos casos la Embajada de Estados Unidos debe tomar medidas para paliar la situación y sobre todo para garantizar la seguridad y libertad de movilización de sus ciudadanos que se encuentran en este país.

Nicole Bruskewitz

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: