Descanso en la playa

A pesar de sus destinos paradisíacos, América Latina tiene uno de los sectores de turismo menos desarrollado del mundo Ver Infografia > Desde la Patagonia a Isla de Pascua y desde la cordillera de los Andes a las playas brasileñas y caribeñas, además de las ruinas históricas de Perú y México, América Latina está repleta […]

Cozumel: atractivos turisticos para desarrollar. ()

  • A pesar de sus destinos paradisíacos, América Latina tiene uno de los sectores de turismo menos desarrollado del mundo

Desde la Patagonia a Isla de Pascua y desde la cordillera de los Andes a las playas brasileñas y caribeñas, además de las ruinas históricas de Perú y México, América Latina está repleta de lugares paradisíacos que podrían hacerla uno de los principales destinos turísticos del mundo. Sin embargo, entre 13 regiones investigadas por el Consejo Mundial de Viaje y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) América Latina sólo le gana al Sur de Asia en términos de importancia económica en el sector turismo.

En dólares, el Producto Interno Bruto (PIB) del turismo en América Latina es el sexto entre 13 regiones estudiadas en la edición del 2007 del informe Tourism Satellite Accounting, publicado por la Cúpula Global de Viaje y Turismo, en Lisboa. Con la expectativa de mover US$143,000 millones en turismo este año, la región corresponde al 2.7 por ciento del PIB mundial de turismo.

Pero la figura es más preocupante aún, al medir el peso del turismo en América Latina como porcentaje del PIB regional. Aquí, el turismo corresponde al 7.3 por ciento de la economía general, perdiendo hasta con Medio Oriente, que, a pesar de vivir en constante conflicto, aporta con un 9.6 por ciento a su PIB. El Caribe ocupa el primer puesto en este ranking, con un 16.5 por ciento de la economía proveniente del turismo, comparado con la media mundial de 10.4 por ciento.

“La economía de viaje y turismo en América Latina recién está comenzando”, dice Jean-Claude Baumgarten, presidente del WTTC. “Ese sector de la economía está menos desarrollado que otros en la región, pero es una fantástica oportunidad de crecimiento”. Para este año, el WTTC prevé un crecimiento del 7.9 por ciento en la demanda turística latinoamericana, comparado con un aumento del 3.9 por ciento en el mundo entero.

Pero, para conseguir un crecimiento acorde con sus atractivos, la región debe mejorar su planificación estratégica, dice Baumgarten. “Es hora de que América Latina junte los sectores público y privado para comenzar a promover negocios relacionados al turismo”. Otro problema, dice, es la falta de una estructura unificada para la inversión turística en cada país. “El inversionista tiene que pasar por muchas industrias diferentes para realizar la inversión”, añade.

CADA PAÍS CON PROBLEMAS Y VENTAJAS PARTICULARES

Cada país también tiene sus problemas. México, por ejemplo, tiene un sector de turismo económicamente importante, con un 14.3 por ciento de la actividad económica conectada al sector. Pero el país ha perdido competitividad por los altos precios de los pasajes aéreos y la criminalidad, además de la falta de inversión en infraestructura. Aunque haya un marco regulatorio “relativamente bueno para el desarrollo del segmento de viaje y turismo”, está en la posición número 49 en el ranking de Competitividad en Viaje y Negocio, lanzado recientemente por el World Economic Forum, que comprende 124 países.

En el mundo, el primero es Suiza y el segundo Australia. En América Latina y el Caribe el país más competitivo en turismo es Barbados (29), donde el sector es una prioridad para el Gobierno y además la estructura regulatoria facilita la inversión y el desarrollo de esa actividad, dice el WEF.

Según proyecciones del WTTC, en Chile el turismo tiene poco peso económico (uno por ciento del PIB), pero al mismo tiempo, un gran potencial de crecimiento. La entidad prevé que el sector crecerá un 12.3 por ciento en 2007. Pero el país tiene el desafío de asegurar “simultáneamente infraestructuras capaces de responder a los elevados niveles de demanda” para no perder competitividad (puesto 45 en el ranking del WEF).

Brasil no se queda atrás en competitividad. Ocupa el lugar 59, beneficiado por “recursos culturales y naturales excelentes” e infraestructura dedicada al turismo, como una amplia red de aeropuertos y buena oferta de empresas de arriendo de vehículos. Pero el atractivo del país desciende en los requisitos calidad de las carreteras, puertos y ferrocarriles (96, 88 y 81 en los subrankings, respectivamente). “Y la seguridad continúa siendo una preocupación seria, en el lugar 90”, dice el informe del WEF.

Argentina queda un poco abajo de Brasil en competitividad (64), debido a una serie de flaquezas. Las más alarmantes en el ámbito de las políticas públicas: la falta de derecho de propiedad (121) y las restricciones a la inversión directa (111). Sobre al ambiente regulatorio en América Latina, el estudio del WEF hace coro con el presidente del WTTC. “De manera general, el ambiente regulatorio no es particularmente conductivo para el desarrollo del sector”, dice el informe sobre Brasil. Para Baumgarten, “América Latina tiene que facilitar una visibilidad de largo plazo para el inversionista”. Mientras no ocurra eso, pueden tener las mayores bellezas naturales y culturales del mundo, pero en lo que se refiere al turismo, continuará muriendo en la playa.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: