Confianza “¡confiamos demasiado en los sistemas, y muy poco en los hombres!” Problema ciber Recientemente visité un ciber, para ayudar a mis hijos a buscar algún tipo de información solicitada por el colegio o bien para mostrarle de manera más gráfica, para su mejor comprensión, algún tema relacionado con su clases. Aprovechando que estaba en […]

Confianza

“¡confiamos demasiado en los sistemas, y muy poco en los hombres!”

Problema ciber

Recientemente visité un ciber, para ayudar a mis hijos a buscar algún tipo de información solicitada por el colegio o bien para mostrarle de manera más gráfica, para su mejor comprensión, algún tema relacionado con su clases.

Aprovechando que estaba en el ciber, me conecté con mi esposo que está fuera del país para charlar y ponerlo al día de los asuntos familiares y otros. Y antes de poder cerrar la sesión el servidor cortó la conexión. Una hora después que me alejé del ciber, ya en mi casa mi esposo me llamó diciéndome que había dejado la sesión abierta y que aún seguía conectada y que le estaban enviando mensajes obscenos y vulgares, que aunque él les pidió que cerraran la sesión porque era una dirección privada, las vulgaridades continuaron.

Pregunto, ¿dónde se encontraba el responsable del ciber? ¿Qué tan probable es que se cumpla el respeto del derecho privado de las personas que utilizan los servicios de los ciber?

Por compromiso ético y por respeto a la privacidad de sus clientes, el responsable del ciber debe cerciorarse de que el sistema haya cerrado toda sesión anterior, si no “resetear” o apagar la máquina antes de que el siguiente usuario la utilice.

Al mismo tiempo, en el lapso de tiempo que estuve en dicho ciber observé que dos grupos de niños no mayores de 12 años utilizaron los servicios de Internet, y muy claro se escuchaba desde mi cubículo en qué tipo de página estaban. ¿Quién controla estos ciber? ¿Existe alguna ley que, al igual que se prohíbe vender licores a menores de edad, prohíba el ingreso a los ciber a menores de edad sin supervisión de un adulto?

Maria Téllez

Programa por Sor María

El 7 de julio hubo una gran alegría en el cielo, con la llegada de nuestra querida Santa nicaragüense Sor María Romero.

Su labor de santidad la hizo en Costa Rica, pero fue algo increíble con su rey y su reina, le dio albergue, comida y consuelo a los más pobres y desposeídos, con su cara de alegría y paz como si estuviera celebrando una fiesta.

¿Quien era Sor María? Una mujer granadina que superó todas sus dudas, dejó al mundo y entró a la congregación de María Auxiliadora, siguiendo el ejemplo de San Juan Bosco, no pensó en ella sino en el prójimo.

Como toda mujer nicaragüense, creció, se hizo mujer y se entregó al servicio de Dios. Sería lindo que las mujeres nicaragüenses la imitáramos, no total pero siguiendo su ejemplo en grado mínimo.

Con paz en el alma y en sus acciones, para que Nicaragua dé ejemplo, porque mucho nos falta dar ejemplo a nuestros políticos, si fuera así sería la Nicaragua que anhelaba Sor María.

El 14 de abril fue proclamada Beata por Su Santidad Juan Pablo II. Fue un día de alegría para nicas y ticos en el Vaticano, todos con nuestra banderita lloramos de alegría al proclamarla Beata y esperamos que Dios nos dé vida para poder asistir a su canonización.

Invitamos a todos para la fiesta de Sor María en su casa natal, el próximo sábado 7 de julio corriente. El programa es el siguiente:

5:00 a.m. : Mañanitas en honor a la Beata Sor María Romero.

8:30 a.m.: Santa Misa

11:00 a.m.: Santa Misa para los peregrinos

4:00 p.m.: Santa misa pontifical y concelebrada en la Santa Iglesia Catedral.

5:30 p.m.: Solemne procesión.

Isabel C. de Chamorro

Críticas

Si la prisionera Karelia Castellón cumple con los requisitos que la ley demanda para recibir el beneficio de convivencia familiar por su buen comportamiento, no veo por qué no se le pueda otorgar. Las personas que cuestionan el permiso de ella están libres, pero paradójicamente viven prisioneras del odio y el rencor.

Manuel Sánchez

Laptop

Recuerdo haber leído a fines del año pasado, en algún medio de comunicación, que se estaba solicitando a los diputados regresar las laptop donadas por Taiwán al pueblo de Nicaragua. En ese entonces me causó mucha risa pensar que esos individuos serían lo suficientemente honestos y devolverían dichos equipos.

Dado que en Nicaragua las noticias son como una tira cómica, ya que todos los días se lee o se escucha en los medios de comunicación los innumerables ataques de todos los bandos políticos que entre ellos mismos se atribuyen, el tema de las laptop se me había olvidado.

Le agradezco al licenciado Ludwin Loáisiga López por su nota informativa con fecha de 4 de julio con el título No dejaron rastro de las “laptop”, ya que termina de confirmar lo que ya de por sí era de sospecharse: que no iban a regresar absolutamente nada. Debería de darles un tanto de vergüenza que después de tener súper salarios, vehículos del Estado asignados (los miembros de la Junta Directiva) y al saber cuántas prebendas, se apropien de computadoras que supuestamente están obsoletas, pues si así fuese, ¿cómo es que el resto de los súper padres de la patria las siguen usando?

Quisiera que el reportero Loáisiga López pudiera dar continuidad a su artículo para saber quiénes no regresaron estos bienes , o sea que se publiquen sus nombres para que de esta manera les cause vergüenza.

Gabriel Martínez Páez

Corrupción

El futuro Presidente de Nicaragua tiene que hacer lo que hizo Alberto Fujimori en el año de 1992, con la Corte Suprema, la Contraloría y el Poder Judicial de Perú: Eliminar legalmente esas instituciones por corruptas y politizadas.

En el caso de la Corte Suprema de Justicia, se debe renunciar a todos los jueces y magistrados de apelaciones del país y nombrarlos nuevamente por medio de concurso.

La Ley de Carrera Judicial es una farsa pues ya estaban nombrados todos los jueces sandinistas. Hay que denunciarlos al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y a la comunidad económica europea que son los que financian.

Las autoridades españolas deben exigir al Poder Judicial que manden a concurso todos los puestos de jueces del país, sin excepción alguna, y que manden a litigar a todos.

Álvaro Osorno

Consejos orteguistas

Los Consejos Orteguistas mal llama-dos del poder ciudadano, son estructuras partidarias dirigidas por los secretarios políticos del FSLN para fortalecer el poder del dictador utilizando los recursos del Estado a favor de los militantes del FSLN.

Estos consejos le dan fortaleza al partido FSLN controlado por Ortega, se forman para que los dirigentes orteguistas puedan ejercer el poder utilizando los recursos del pueblo. Por la forma en que estos consejos están siendo configurados, no necesitan de presupuesto propio pues disponen del presupuesto de los entes estatales para operar. Por ello es que Ortega ordena a sus alcaldes y ministros que acaten lo que ordenen estas organizaciones de base del FSLN. Ellos deben decirle a los alcaldes lo que hay que hacer y cómo se deben gastar los recursos.

No cabe duda que los recursos serán destinados en gran parte para beneficiar a los cuadros orteguistas y las campañas políticas del orteguismo.

Ortega manda que los funcionarios deben ser instrumentos y servidores de esas estructuras partidarias del FSLN, que distorsionadamente llama “pueblo”. Para Ortega sólo los orteguistas son pueblo. Los otros, el 62 por ciento de la población que no votó por el orteguismo, no son parte del pueblo.

Los diputados de oposición al orteguismo debemos tomar medidas para fiscalizar en detalle el uso y destino del presupuesto de los ministerios y entes de Gobierno. No debemos permitir que el aparato estatal se convierta en fuente financiera del partido FSLN.

Este ardid de Ortega trasciende nuestro concepto de lo que entendemos por corrupción. Es una corrupción fina, institucionalizada, legalizada, dentro del marco de la jurisprudencia. El caso de las extorsiones de inversionistas extranjeros y nacionales (Tola) es insignificante y burdo, comparado a esta operación maquiavélica.

Alejandro Bolaños Davis

Aclaración

Por un lamentable error en la edición de ayer se repitió la publicación de la carta titulada “¿Managua segura?”, la cual había sido publicada el martes 3 de julio bajo el título “Inseguridad”. Ofrecemos nuestras disculpas.

El editor

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: