Caridad “Quien toma bienes de los pobres es un asesino de la caridad. Quien a ellos ayuda, es un virtuoso de la justicia” Sasha Es triste leer sobre la situación en que se encuentra la población del Atlántico Norte, sobre todo los pobladores de Sasha, quienes desde diciembre pasado están sin comida porque como siempre […]

Caridad

“Quien toma bienes de los pobres es un asesino de la caridad. Quien a ellos ayuda, es un virtuoso de la justicia”

Sasha

Es triste leer sobre la situación en que se encuentra la población del Atlántico Norte, sobre todo los pobladores de Sasha, quienes desde diciembre pasado están sin comida porque como siempre las autoridades de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) sólo hacen promesas y no las cumplen.

Recientemente, estuve en Puerto Cabezas y supe que muchas de donaciones han sido repartidas a quienes les da la gana. Mandaron mochilas para el nuevo año escolar, pero la bodega en la que se les guardaba misteriosamente ha quedado vacía. Así ha sido siempre con todo, en cuanto a Puerto Cabezas se refiere.

Ya es tiempo de que se le ponga fin a esas groserías. Todos somos humanos y también tenemos necesidades.

Astrid Zamora-Filipone

Crisis institucional

El derecho administrativo reflejado en

las principales instituciones gubernamentales, sobre todo en el Poder Ejecutivo, comienza a decaer notoriamente con la falta de conciencia demostrada por el presidente Daniel Ortega.

Digo esto ante la constante violación de las normas constitucionales, la completa y absurda denigración de los Poderes Legislativo y Judicial, el despido irracional de quienes no toleran ni aprueban la manera en la que se está conduciendo el país, entre muchos otros atropellos que afectan y desangran la estabilidad de las bases que conforman al Estado de Derecho.

No me cabe duda de que la crisis periódica o crónica que sufren los Poderes del Estado, la creciente inflación económica y la pésima imagen que Nicaragua se está creando ante los ojos de la comunidad internacional, ponen en peligro el desarrollo, la paz y el progreso que se habían logrado en esta última década.

Los jóvenes debemos comenzar a analizar y dar seguimiento al comportamiento del señor Daniel Ortega, sin importar que las creencias políticas o historias pasadas, comparables únicamente con alguna película de terror, puedan borrar o pretendan esconder la realidad en que vivimos.

Somos los jóvenes los que trabajamos y estudiamos para alcanzar mejor estabilidad que permita el bienestar de nuestras familias, mientras que ellos, los políticos gobernantes, siguen llenándose las bolsas con el dinero recaudado por el pago de nuestros impuestos, donaciones, etc.

No debemos ser los jóvenes los culpables de permitir la instauración de una nueva dictadura en Nicaragua. No debemos apoyar a aquellos que pretenden aumentar el hambre del pueblo a través de la manipulación y la mentira.

Todo gobernante que promete y no cumple, nunca será un buen gobernante.

Francisco José Romero Calonje

Corrupción

Si los magistrados de la corte de apelaciones de Granada consideraron que Eric Volz era inocente del crimen de su novia y ordenaron su libertad, existiendo dudas más que razonables sobre su culpabilidad, significa entonces que la jueza de Rivas que lo condenó a 30 años de prisión cometió un acto de injusticia notoria.

Creo que esto confirma la corrupción total del Poder Judicial de Nicaragua.

Walter Calderón Martínez

Circo

Todos los días, cuando leo los diarios, experimento sentimientos encontrados de sorpresa, enojo, hilaridad, descontento y desconcierto. Ya no sé qué pensar y esperar del presidente Daniel Ortega y de la Primera Dama, Rosario Murillo.

Pareciera que estoy asistiendo a un circo. Según definición del diccionario, el circo es un “espectáculo variado con acróbatas, payasos, fieras amaestradas…”. Y si mal no recuerdo, el circo está inundado de colores diversos y elementos brillantes, para mantener la diversión de los asistentes.

Nunca un circo será un recinto académico, reflexivo, de investigación científica. De un circo nunca podremos esperar conclusiones ponderadas, estudiadas, moderadas, científicas, a la medida de las personas que inspiran confianza.

Los últimos desvaríos del binomio gubernamental me han hecho rememorar momentos vividos en la gradería de un circo. Y no faltan, en este circo presidencial, los otros elementos ridículos. La actitud de Edwin Castro en la TV, queriendo justificar lo injustificable, definitivamente lo coloca en la misma dimensión que sus jefes: desvariar, distorsionar la realidad para ver si “convence” al pueblo con sus engaños.

Pero estoy segura de que no lo lograrán.

María Ignacia Duarte

Lectura

Más que oportuno para nuestra realidad ha sido el artículo Pisa nos pesa, del catedrático y escritor español Fernando Savater, publicado en la edición de LA PRENSA del domingo 27 de enero.

En su escrito, el prestigioso columnista español lamenta los precarios resultados del informe Pisa sobre la calidad de los escolares españoles. Aquí, en Nicaragua, sin precisar de informe alguno, con el fracaso en el examen de admisión a la UNAN de la mayoría de aspirantes, una vez más comprobamos que la educación es nuestra piedra en el camino.

Evidente en tantos aspectos de nuestra vida cotidiana es la falta de cultivo intelectual de nuestra juventud. Un botón de muestra: con sólo encender el televisor a la hora de un rojo-noticiero y en cualquier cobertura de noticia, observamos lo difícil que es para muchos jóvenes expresar ideas concretas sin recurrir a muletillas y frases soeces. Y el colmo es que, salvo honrosas excepciones, los jóvenes profesionales a cargo de la historia no se quedan atrás. Sin pretender descubrir lo conocido, es obvio que la caja de Pandora de donde escapa este mal es la no lectura. La juventud no lee. Y considero oportuno que, hoy más que nunca, es asignatura pendiente de las autoridades educativas, un gran movimiento nacional para fomentar la lectura a todos los niveles.

Quizás a “algunos” no convenga una generación educada, pero se me ocurre que hay muchos quijotes que lucharán contra los molinos de viento de la ignorancia, y los hombres rebaños resultados de esta.

Holbein Sandino Ruiz

Alzheimer histórico

Cuando al Alzheimer histórico se le llama memoria histórica, es que, finalmente, se ha obtenido una sociedad mentalmente castrada, absolutamente inutilizada desde el punto de vista intelectual y dispuesta para ser utilizada en la consecución de todos los objetivos del opresor, y sin riesgo para el opresor. Y en ese momento, estamos indefensos para contrarrestar los ataques de que somos objeto, y peligrosamente armados de vacío cerebral, dispuesto para ser lanzado contra quien se atreva a transgredir la norma impuesta por el opresor; la norma que prohíbe pensar; la norma que exige jalear cualquiera de las barbaridades que a diario nos son servidas machaconamente como propias de una persona libre… libre de independencia personal.

Cuando al Alzheimer se le llama memoria; a la opresión se le llama libertad; al asesinato, interrupción voluntaria del embarazo o eutanasia; a los traidores, políticos; a la manipulación, propaganda. Y a quien denuncia no se le permite expresarse porque sólo existe libertad para jalear el sistema establecido y para insultar a quien se atreve a denunciar la injusticia.

Para el Alzheimer histórico no hay solución en el sistema, sino fuera del sistema, porque en el sistema todos los medios son el sistema; todos los partidos son el sistema; todo el poder económico es el sistema… y el sistema apoya económicamente a cualquiera que defienda su causa, sea justa o injusta, con una condición: que no se ataque la raíz del problema.

Así, en el caso que nos ocupa, el sistema sólo apoya a quien profundiza en el Alzheimer, nunca a quien pretenda aportar salud mental a los oprimidos, a quienes sólo les está permitido opinar cuando su opinión está en sintonía con el sistema, so pena de verse marginado del sistema, extremo que no es soportado por las mentes débiles.

Cesáreo Jarabo

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: