Madre “Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi madre”. Abraham Lincoln (1808-1865) Político estadounidense.

Madre “Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi madre”. Día de las Madres Hoy 30 de mayo saludo a todas las madres, a quienes se les recuerda con gran amor. También quiero expresar mi sentido dolor por la ausencia de quien desde hace 13 años físicamente […]

Madre

“Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi madre”.

Día de las Madres

Hoy 30 de mayo saludo a todas las madres, a quienes se les recuerda con gran amor. También quiero expresar mi sentido dolor por la ausencia de quien desde hace 13 años físicamente dejó de existir en este mundo, pero su recuerdo es imborrable y permanece vivo en mi corazón.

Para las madres que con su presencia hacen feliz nuestra existencia, van dirigidas estas meditaciones. Helas aquí: el amor que siente el corazón de una madre es tan grande y tan inmenso que no es posible medir su magnitud. Es un amor sin medida, intenso en su sentir y profundo en su amar.

La madre ama y siente al ser que ha nacido de sus entrañas regocijándose con él. Ser madre para una mujer no es tarea fácil. Es un asunto que requiere de mucha responsabilidad porque implica amar, cuidar y educar a un hijo. La primera escuela empieza en el hogar mismo, donde el niño aprende a balbucear sus primeras palabras y a identificar a su propia madre. De ella dependerá en gran medida el futuro carácter, conducta y actitud que pueda presentar su hijo ante la vida.

Envío un sincero y especial saludo a todas las madres nicaragüenses, a las que Dios les ha concedido el divino don de concebir y dar a luz a un hijo mediante el maravilloso acto de gestación que se manifiesta en su vientre fecundo.

Honor y gloria para ti, madre.

Luis Adolfo Cabistán Vargas

Fecha especial

Hoy viernes 30 de mayo los nicaragüenses celebramos con alegría el día de nuestras madres dentro y fuera del territorio nacional, razón por la cual ésta especial fecha por ningún motivo pasa desapercibida en cualquier parte en donde hoy nos encontramos.

Felicito a todas las madres en su día, de manera muy especial a la mía.

Salvador Pérez González

Madre María

Al celebrar el día de la madre deseo hacer un homenaje a las madres que ya partieron de este mundo y se encuentran en los brazos del Padre eterno gozado desde ya de las delicias del Paraíso. María es madre y ejemplo porque a pesar de ser una joven doncella, virgen y preservada de toda mancha, aceptó el regalo de ser la madre del Salvador prometido y anunciado. Esto pone de manifiesto que ella fue fiel obediente al Espíritu del Señor y se deja gestar de la tercera persona de la Santísima Trinidad. Ella conservó el fruto de ese amor del Padre durante nueve meses sin la más mínima intención de abortar sino de soportar el dolor del parto y el dolor de la cruz.

María juega un papel preponderante en el plan de salvación. Las sectas fundamentalistas quieren apagar y minimizar la intervención de Ella en el Nuevo Testamento, por el simple hecho de que no se sienten identificados con el amor de la madre más pura tierna y abnegada de todas las madres.

María es ejemplo en el silencio. Ella nunca puso obstáculo al plan de salvación de su Hijo.

Ella —dice Ignacio Larrañaga— es la sierva del silencio, siempre callaba y guardaba en su corazón los misterios de Dios, meditaba las decisiones de su divino Hijo. Ella, la Virgen de los dolores, con valor y fortaleza vio a su hijo en la cruz durante tres horas y con humildad dijo a Él mismo: hágase en mí según tu palabra.

Ese sí lleno de confianza, seguridad, fe y valentía, hace de María la mujer por excelencia, la criatura más perfecta escogida por Dios. Es por eso que los cristianos la honramos como Señora y Reina universal, porque ella es ejemplo de todas las madres, es la sierva fiel del Señor.

Felicito a todas las madrecitas en su día, sin importar las condiciones en que vivan y el estatus que posean.

Noel Cruz Barrientos

Amor de madre

La madre, sustantivo preñado de dolor, de tristeza, angustia, desesperación. Obra y gracias de Dios como ser infinito, capaz de entender las transformaciones de infante a adolescente en los hijos, en el devenir preventivo guiado por un instinto natural y biológico cuando se manifiestan los problemas de conducta del ser que una vez engendró.

Una madre comentó: “Tengo cuatro hijos, perdón… tres quiero decir —aclaró inmediatamente. Es que son cuatro en verdad, pero el mayor de 17 años me golpeó hace un año, precisamente en el Día de las Madres, me fracturó tres costillas y cuando hace luna llena me duelen. Pero más me duele el corazón (aunque los médicos afirmen lo contrario) cada vez que recuerdo esta situación”, prosiguió la desdichada madre con el resentimiento reflejado en su rostro.

Finalizó concluyendo: “Ese día muchos hijos golpean a sus madres”. Y una lágrima asomaba en sus pupilas.

Qué ingratos son los hijos que hacen eso, pero bienaventurados aquellos que tienen a su madre y le brindan un cariño verdadero y los que sienten el vacío afectivo por la ausencia de ellas y que todavía mantienen el amor vivo y eterno del hijo hacia una madre.

Una madre es quien ayuda a desarrollar nuestras capacidades emotivas y sentimentales en la reciprocidad del amor correspondido y la empatía necesaria para decirnos cual o tal cosa son las correctas.

Una madre que nos sirva para elogiar lo que hacemos y criticarnos lo que no debemos de hacer. Una madre que aborde los mitos y tabúes que la sociedad ha señalado claramente con un rótulo: “Prohibido para menores de edad”.

Una madre más flexible cuando crecemos, que predique con el ejemplo y que nos disfrute a nosotros como hijos . Yo quisiera que así fueran todas las madres. Al menos conozco a muchas, entre ellas a mi madre, la de mis hijos y mi compañera actual.

Sé que existen muchas réplicas y quizás mejores y más bellas. Para ellas un brindis, un aplauso, un beso, un regocijo, pero afirmo que también existen otras, que no son capaces de aportar como mínimo esfuerzo sentimental en mantener el cordón umbilical que alimenta el espíritu en la relación madre-hijo o viceversa.

Que Dios bendiga a todas las madres en su Día. Felicidades, madrecitas nicaragüenses .

Edy P. Macias Carvajal

Madre de la humanidad

La Iglesia católica ha reconocido un nuevo santuario mariano en Francia, Notre-Dame-du-Laus, lugar donde la Virgen se apareció a Benoit Rencurel para transmitirle su mensaje.

En mayo recordamos el papel de las “madres”, pues todos somos conscientes de su tarea sacrificada en pro del crecimiento personal de cada hijo que trae al mundo.

Inconscientes seríamos si no reconociéramos a la Madre de la humanidad. Aquella por la que han venido al mundo todos los bienes espirituales y que trabaja desde el cielo para dar a todos sus hijos el mayor bien: la salvación del alma. Romerías y fiestas patronales en su honor salpican la fisonomía de las tierras cristianas.

Buen mes es mayo para comenzar la devoción a la intercesora por excelencia de nuestra causa ante Dios.

María D. Bravo

Madres ejemplares

La Madres de mi país son valientes, trabajadoras y aguerridas. He aprendido a admirarlas a través de los años observándolas y valorándolas. Ellas son y han sido las dueñas de los mercados que cuando eran tianguis no permitían ni entrar a los hombres. Ellas mantienen sus casas, sus hijos y también si es necesario a sus compañeros de vida, a quienes defienden como fieras cuando los atacan. Y cuando la Policía hace redadas queriendo llevarlos presos en sus vehículos, ellas arañan, trompean y luchan tratando de evitar que se los lleven a las cárceles.

Mujeres de delantales de tiras bordadas que se sienten orgullosas de vestirlos hasta en las iglesias como una prenda más de su atuendo bien planchado y limpio.

Mujeres nicas únicas apasionadas hasta para defender sus ideales políticos que no saben de convencionalismo ni de hipocresías a la hora de demostrar sus simpatías; mujeres nicas de delantales de tiras bordadas, madres abnegadas y sacrificadas merecedoras del respeto de sus hijos que quizás nunca conocieron a sus padres.

Nicaragua es un país de miles de hogares en donde sólo ha habido madre y por eso es tan grande y celebrado el día de ellas. Madres de delantales de tiras bordadas, mi amor y admiración para ustedes siempre.

María Teresa  Porras

Fe de errata

En el Editorial de ayer, titulado El reconocimiento de Antenor Rosales, en el quinto párrafo, donde dice 60 millones de dólares debió haber dicho 20.6.

Ofrecemos nuestras disculpas por el error señalado.

El Editor

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: