Asomif urge recuperar US$36.98 millones

No Pago esperarán hoy resultados de una reunión en la Asamblea, para “actuar” [doap_box title=»Reunión de hoy será clave» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»] El Gobierno de Daniel Ortega será puesto a prueba hoy, ante la amenaza de los morosos de convertir en cenizas microfinancieras y bancos. Está prevista una reunión entre Asomif y la Comisión Económica de […]

Casi un centenar de miembros del Movimiento No Pago protestaron frente a una microfinanciera ubicada en Masaya. (LA PRENSA/I. PADILLA)

  • No Pago esperarán hoy resultados de una reunión en la Asamblea, para “actuar”
[doap_box title=»Reunión de hoy será clave» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]

El Gobierno de Daniel Ortega será puesto a prueba hoy, ante la amenaza de los morosos de convertir en cenizas microfinancieras y bancos. Está prevista una reunión entre Asomif y la Comisión Económica de la Asamblea Nacional para abordar la demanda de los morosos y una nueva propuesta de ley que promueven los diputados a favor de los deudores.

La versión de ley que discutirán hoy fue introducida por diputados y contempla una moratoria a productores agropecuarios endeudados con microfinancieras, por un año.

Aunque el plazo de esta propuesta de ley habla sólo de un año, no de cinco o siete, como las anteriores, el presidente de Asomif, Julio Flores dijo que incluye la suspensión de embargos, juicios, y otros mecanismos utilizados para cobrar a los morosos.

“Lo peligroso es que todos los productores podrían dejar de pagar por ese tiempo porque nadie les podría cobrar”, dijo.

En la Asamblea hay actualmente al menos tres propuestas de ley de moratoria.

En los acuerdos firmados en febrero por el Gobierno, éste también se comprometió a no apoyar ningún tipo de ley de moratoria.

El Gobierno se comprometió en febrero pasado a que “garantizará la seguridad física de las instituciones y su personal para su normal funcionamiento del sector de microfinanzas, igual que del resto de actividades productivas”.

Esto lo hizo a cambio de que las microfinancieras garantizaran más recursos al sector productivo, que a las puertas del ciclo agrícola 2009-2010 carecía de fondos para iniciar la siembra, producto del congelamiento de la cooperación internacional, causada por el fraude electoral del año pasado.

[/doap_box]

Al menos 36.98 millones de dólares, colocados hasta el 31 de diciembre del 2008 en siete municipios productivos del país, están en riesgo de no ser recuperados por las instituciones de microfinanzas debido a la inestabilidad que mantiene en esos municipios el movimiento conocido como los No Pago.

El presidente de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), Julio Flores, manifestó ayer que la mayor preocupación que existe en el sector es que los 36.98 millones de dólares es lo que adeudan a los organismos financieros internacionales que trabajan con las microfinancieras.

Indicó que si no se recupera esa cartera crediticia en los siete municipios del Norte, los organismos financieros decidirán suspender sus transferencias de dinero para Nicaragua.

“Ese dinero que nosotros conseguimos a través de proveedores de fondos europeos y de la banca multilateral es dinero que se pondría en riesgo y que las instituciones del exterior pueden decidir no seguir colocando en Nicaragua”, expresó.

De los 36.98 millones de dólares que estarían pendientes de recuperarse, al menos 10.43 millones están colocados en Río Blanco, uno de los municipios donde los morosos mantienen mayor tensión.

En Río Blanco existe amenaza de quemar las sucursales de 12 instituciones financieras si hoy la Comisión Económica parlamentaria y Asomif no le dan repuesta a su demanda de reestructurar sus deudas.

LOS MILLONES POR MUNICIPIOS

Mientras en Camoapa está pendiente la recuperación de 8.50 millones de dólares; en Nueva Guinea la cifra asciende a 8.64 millones de dólares, según datos proporcionados por Asomif.

En Jalapa y Ocotal está pendiente la recuperación de 4.16 y 4.05 millones de dólares, respectivamente. Y finalmente en el municipio de Sébaco, Matagalpa, la cartera pendiente es de apenas 1.17 millones de dólares.

El total de ese monto crediticio pendiente está colocado entre 40,500 clientes, indica el documento.

Las violentas protestas que mantiene el Movimiento de Productores, Comerciantes y Microempresarios del Norte ocasionó la semana pasada que Asomif y la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp) anunciaran la cancelación de la aprobación de nuevos créditos en los municipios antes mencionados.

Los morosos piden al Gobierno y la Asamblea Nacional la aprobación de una ley de moratoria que en su artículo 2 establece la suspensión por el término de 180 días de embargos o desalojos de bienes inmuebles y muebles, retención de prendas y embargos de salarios, para los deudores.

Flores explicó que desde ayer las microfinancieras de los municipios donde el movimiento de morosos ha hecho protestas violentas están cerradas, y que así permanecerán como medida de seguridad.

Y LA POLICÍA BRILLA POR SU AUSENCIA

Asimismo dio a conocer que pese a las amenazas públicas de los No Pago, la Policía Nacional hasta el momento no ha asegurado un resguardo preventivo de las instituciones financieras.

El represente de Asomif afirmó que hasta ahora la única seguridad garantizada para las microfinancieras y bancos es la que ellos pagan a empresas privadas.

Además expresó que han “estado hablando con distintos mandos de la Policía, tanto la jefatura nacional como en los municipios”. Sólo en Río Blanco, Matagalpa, hay un refuerzo en la vigilancia policial.

UPANIC Y CONAGAN PREOCUPADOS

La suspensión de los fondos de financiamiento por parte del sistema financiero suscitó ayer preocupación entre diversos sectores productivos que piden al Gobierno que intervenga en el conflicto para evitar serios daños a la producción.

El presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Manuel Álvarez, advirtió ayer el impacto negativo que tendrá en el ciclo agrícola 2009-2010 la medida adoptada por el sistema financiero de cancelar nuevos desembolsos en siete municipios del país a consecuencia de la inestabilidad que está ocasionando el movimiento conocido como de los No Pago.

Álvarez aseguró que no se puede revivir en Nicaragua “la cultura del no pago” como en los años ochenta, porque el sistema financiero colapsaría principalmente por la contracción del mercado financiero internacional.

“Ya es hora que el Gobierno se siente a platicar con ellos (con los No Pago), porque el acoso que ellos tienen contra las financieras y algunas instituciones bancarias ha hecho que se suspenda el crédito y los que pagaron los platos rotos fueron los productores que sí tienen un historial crediticio impecable”, expresó.

El directivo de la Comisión Nacional de Ganaderos (Conagan), Ronald Blandón, también se sumó a la preocupación por la cancelación de nuevos créditos en siete municipios del país.

Blandón manifestó que el sector se mantiene a la expectativa por el impacto que tendrá esa medida en los municipios mencionados, pues en esa zona se concentra al menos el 35 por ciento del sector ganadero.

MOROSOS AL ACECHO

En víspera de la reunión que sostendrá hoy Asomif y con la Comisión Económica ayer en varios municipios los morosos mantenía en zozobra a la población.

Los deudores reanudaron las protestas con plantones frente a sucursales de entidades financieras de varios municipios del país, obligando que algunas de éstas cerraran operaciones temporalmente, por medidas de seguridad.

Con esa modalidad, integrantes del Movimiento No Pago protestaron este lunes en los municipios matagalpinos de Matiguás, Sébaco y Río Blanco.

“Mañana (hoy martes) se espera que sea lo grueso de la protesta, porque supuestamente van a armar el ‘despelote’, quemas y todo”, indicó telefónicamente el alcalde liberal de Río Blanco, Moisés Valle Cano, agregando que la Policía Nacional ya desplegó tropas antimotines hacia el poblado.

En Camoapa, los morosos, con lanzamorteros en manos, mantenían al acecho las sucursales financieras donde también impedían el ingreso de los clientes a realizar sus transacciones.

Las financieras y bancos que están sitiadas por pequeños grupos de campesinos y productores son la fundación José Nieborowski, Prestanic, Fondo de Desarrollo Local (FDL), cooperativa de ahorro Camoapam y Procredit .

Situación similar se vivía en el Banco de Crédito Centroamericano (Bancentro), donde se apostaron en las afueras de la sucursal entre 90 y 100 personas con garrotes y tajonas. Gritaban que no dejarían trabajar, que no permitirían que ningún cliente entrara y que los trabajadores quedarían secuestrados.

Unos 40 clientes que estaban dentro de la sucursal cuando llegaron los No Pago fueron dejados “libres” a mediodía por intermediación de la Policía.

En Masaya y Granada, más de 20 mujeres que participaban de una protesta contra las microfinancieras del país, fueron desalojadas por la Policía cuando ellas alteraban el orden público frente a las instalaciones de la microfinanciera FDL.

María Antonieta López, una de las desalojadas, relató que cuando se apostaron frente a los portones de la microfinanciera para no dejar entrar a los trabajadores, llegó la Policía y utilizó la fuerza para abrir los portones.

(Con la colaboración de Auxiliadora Martínez, Luis E. Martínez e Ileana Padilla).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: