Soneto de Edgar Buitrago

Arellano Oviedo Homero formador del pueblo griego hablaba con los dioses sobre Ilión, ciudad que el poderoso Agamenón por Helena arrasó con voraz fuego. En León de Nicaragua la lección repitió un pedagogo de la historia que ha hecho de la cátedra su gloria induciendo verdad de la ficción. Tribuno que entre homéridas el estro […]

El Dr. Carlos Tünnermann entregó en febrero a Buitrago la Orden Darío-Cervantes del INCH. LA PRENSA/E. LÓPEZ.

Arellano Oviedo

Homero formador del pueblo griego

hablaba con los dioses sobre Ilión,

ciudad que el poderoso Agamenón

por Helena arrasó con voraz fuego.

En León de Nicaragua la lección

repitió un pedagogo de la historia

que ha hecho de la cátedra su gloria

induciendo verdad de la ficción.

Tribuno que entre homéridas el estro

limó del pensamiento y verbo vanos.

Precisa su palabra, de la mano

lo guía y lo conduce a la victoria.

Sea usted viva página en la historia,

don Edgardo Buitrago, volcán nuestro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: