Nicaragüense varada en Isla Mauricio

A miles de kilómetros se encuentra una mujer esteliana, quien creyendo que viviría su cuento de hadas se fue con su marido, un hombre de nacionalidad francesa, a vivir en la Isla Mauricio, donde hoy se encuentra abandonada viviendo en la calle, comiendo por la caridad de la gente y pidiendo el apoyo para regresar a su Patria.

Arlen Edenia Juárez Vílchez con sus pequeños hijos.
LA PRENSA/R. MORA

CORRESPONSAL/ESTELÍ


A miles de kilómetros se encuentra una mujer esteliana, quien creyendo que viviría su cuento de hadas se fue con su marido, un hombre de nacionalidad francesa, a vivir en la Isla Mauricio, donde hoy se encuentra abandonada viviendo en la calle, comiendo por la caridad de la gente y pidiendo el apoyo para regresar a su Patria.

 

Mauricio es un país insular ubicado al suroeste del océano Índico, a 900 kilómetros de las costas orientales de Madagascar en África, y aproximadamente a 3 mil 943 kilómetros al suroeste de la India, donde la joven Arlen Edenia Juárez Vílchez, teniendo 21 años de edad decidió irse con su marido.

 

Arlen Juárez conoció a John Mario Danny Suchalimgum, un hombre francés que le robó el corazón y con quien meses después se casó en Estelí.

 

Una vez que esperaba a su primer hijo fue voluntad de su marido que se fueran a Mauricio para que tuviera a su hija sin mayores riesgos.

 

Sin embargo, todo transcurrió normal hasta que el hombre se transformó en su principal verdugo, que la encerró en su casa y la maltrató física y sicológicamente. Producto de ese maltrato, la joven fue lesionada y hasta estuvo durante un mes internada en el hospital de esa localidad.

 

La víctima ya había procreado con John Mario a su segundo hijo, que hoy en día tiene 5 años, cuando éste agudizó su maltrato y su adicción a las drogas. El maltrato también vino de parte de la familia de su marido, según el relato de la hermana de la víctima, quienes piden a las autoridades apoyo para traer de vuelta a Edenia Juárez Vílchez.

 

ORGANISMOS DE MIGRANTES APOYA

 

 

Karelia Lisseth Juárez Vílchez con lágrimas en sus ojos pidió el apoyo de la Sociedad Civil para las Migraciones de Estelí para traer a su hermana, quien le manifestó durante una reciente llamada que no aguantaba más y tenía ganas de acabar con su vida.

 

El hombre de nacionalidad francesa, que le prometió el cielo y la tierra a su amada, la lanzó a la calle junto a su hija de 8 años, con quien deambula y vive de la caridad pública.

 

Noel Alfonso Pérez, coordinador de la Sociedad Civil para las Migraciones, informó que por su situación la esteliana Arlen Edenia Juárez Vílchez se encuentra varada en aquel país porque no tiene dinero ni documentos para regresar.

 

Ante esa situación Pérez informó que pedirán el apoyo de la Cancillería nicaragüense y la Organización Internacional para Las Migraciones.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: