Liberalismo, opción de esperanza

El liberalismo nació de las fuentes de la libertad. De allí deriva la palabra liberalismo, luchando por la libertad. Es la doctrina filosófica y política cada día con más afiliados, principalmente jóvenes que ven en el liberalismo el rayo de luz de la democracia.

El liberalismo nació de las fuentes de la libertad. De allí deriva la palabra liberalismo, luchando por la libertad. Es la doctrina filosófica y política cada día con más afiliados, principalmente jóvenes que ven en el liberalismo el rayo de luz de la democracia.

El liberalismo crece en el mundo como esperanza contra la izquierda vestida de falso ropaje democrático para engañar y someter a los pueblos.

En América, Europa y Asia gobiernan líderes liberales que sustentan sus bellos principios de igualdad, justicia social, que no manda a robar a nadie sus bienes para darlos a otros.

El liberalismo cultiva las libertades públicas y Derechos Humanos que en ejercicio forman la verdadera democracia.

Cuando los gobernantes ciegos de codicia y ambición de perpetuarse en el poder rompen el orden constitucional, desoyendo el clamor popular, callando sus gritos de protesta y ansias de libertad con la brutal represión totalitaria, entonces los pueblos se rebelan levantando el puño para derrocar al tirano y su nefasta camarilla.

El liberalismo es el partido que más tiempo ha gobernado a Nicaragua.

Los conservadores gobernaron 30 años en el siglo 19 y 17 años de 1911 al 31 de diciembre de 1928, más 5 de Bolaños suman 52.

El gobierno de doña Violeta fue nacional.

Los liberales gobernaron 16 años del general José Santos Zelaya López, creador de la identidad del pueblo Nicaragüense y Reformador, más los 50 años, del 1° de enero de 1929 al 19 de julio 79, on los presidentes Moncada, Sacasa, Carlos Brenes Jarquín, Somoza, García, Leonardo Argüello, Román y Reyes, Luis Somoza, René Schick, Lorenzo Guerrero, Junta de Gobierno formada por Roberto Martínez, Lovo Cordero y Fernando Agüero, después Edmundo Paguaga y Anastasio Somoza Debayle.

Más los cinco del Gobierno del doctor Arnoldo Alemán, suman 71 años de progreso, solidez económica y bienestar social.

El Frente Sandinista ha gobernado 14 años, primero 11, en los años ochenta del siglo pasado, y 3 que van ahora.

En Nicaragua la inmensa mayoría de la población es liberal. Lo demuestran todas las elecciones ganadas. Pero por ambiciones de liderazgo se ha dividido perdiendo el poder.

El liberalismo unido es la única fuerza política capaz de derrotar al orteguismo en elecciones libres, transparentes, sin fraudes, con observadores internacionales y de la OEA y la ONU.

Pienso que el liberalismo es la única opción de esperanza que tiene Nicaragua.

Los nuevos diputados deben escogerse entre políticos de reconocida honorabilidad, de principios, honestos, impolutos en sus actos y decisiones por el bien de la patria.

Es decir patricios. No rufianes que venden su sucio voto, sin pudor, con el mayor descaro.

El liberalismo tiene hombres con virtudes cívicas, respetados que como diputados no pensarían en ellos, sino en el bienestar del pueblo, en la grandeza de su patria.

Decía mi padre Augusto Sandoval: son liberales de principios, no de estómago, ni de trapo rojo.

Ante la actual situación del país que es muy grave y presagia un futuro negro, de privaciones, hambre, desempleo inflación y caos social, como en la década de los ochenta, que nadie quiere volver, los liberales deben unirse y en unión con los partidos democráticos hacer un sólido frente común de unidad nacional para derrotar para siempre a los enemigos de la libertad.

La consigna de los liberales es: Unidad y más unidad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: