En Letra Pequeña

¡Qué vergüenza de vicecanciller el que nos gastamos! Andaba por Nicaragua un político holandés y sin mayor conocimiento del asunto don Manuel Coronel Kautz, dice que “el alemán ese” (¿??) “debería llamar a protestar contra sus amos los rusos, franceses y norteamericanos”. (¿??) Si no es que estaba desvariando el señor Coronel, posiblemente se haya referido a la repartición que se hicieron los aliados después de la derrota de la Alemania nazista ¡hace 64 años! Esas cuatro Alemanias, don Manuel, desaparecieron en 1949, cuando las occidentales pasaron a llamarse “República Federal Alemana” (RFA) y la soviética “República Democrática Alemana” (RDA). Y estas dos Alemanias, don Manuel, se volvieron una sola cuando cayó el muro d Berlín, hace 20 años.

Perdido

¡Qué vergüenza de vicecanciller el que nos gastamos! Andaba por Nicaragua un político holandés y sin mayor conocimiento del asunto don Manuel Coronel Kautz, dice que “el alemán ese” (¿??) “debería llamar a protestar contra sus amos los rusos, franceses y norteamericanos”. (¿??) Si no es que estaba desvariando el señor Coronel, posiblemente se haya referido a la repartición que se hicieron los aliados después de la derrota de la Alemania nazista ¡hace 64 años! Esas cuatro Alemanias, don Manuel, desaparecieron en 1949, cuando las occidentales pasaron a llamarse “República Federal Alemana” (RFA) y la soviética “República Democrática Alemana” (RDA). Y estas dos Alemanias, don Manuel, se volvieron una sola cuando cayó el muro d Berlín, hace 20 años.

Paisucho

Pero cuando uno de los periodistas le hace ver que anda más perdido que perro en procesión, y le dice: “Es holandés…” Coronel Kautz se sube en toda su ignorancia y dice: “Ah, es holandés, peor aún, ese paisucho…” Es un vicecanciller de colección.

[doap_box title=»» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

dragretasolis@gmail.com

[/doap_box]

País imaginario

Tal vez cuando habla de “paisucho”, Coronel está comparándolo con el país que existe en las promesas orteguistas: uno con la mejor refinería de Centroamérica, con un sistema de irrigación del lago a 625 mil hectáreas de tierra que producen tres millones de toneladas de alimentos, donde los bancos y las tarjetas de crédito desaparecieron porque para eso tenemos un programa “Usura cero”, donde se acabaron las barriadas de ripios y cartón con “las casas para el pueblo” y nosotros, el pueblo, nos hemos convertido en “el presidente”. Ortega apenas es un ejecutor de lo que nosotros decidimos… ¿Quién le va a ganar a un país así? Lástima que sólo sea puro bla bla…

Camisa negra

Pero es que en este gabinete hay donde escoger para hacer una antología de disparates. La ministra de Gobernación Ana Isabel Morales encontró una explicación muy sesuda a la violencia: las camisas negras que se pone la oposición en sus marchas. “Deberían ser blancas”, sugiere. O sea, no es que los orteguistas sean desalmados y belicosos, sino que la culpa la tienen aquellos que visten de negro y provocan con eso, no se sabe qué reacción, que los hace tomar morteros, machetes y piedras para reventarle la madre a todo aquel que piense distinto a ellos sea hombre, mujer, anciano o niño. Interesante tesis.

Pandillas

A como están las cosas aquí en Nicaragua, donde el plomo flota y el corcho se hunde, no sería raro que “Los comemuertos” salgan demandando en los tribunales a don Róger Arteaga, de Amcham, por llamarlos pandilleros pagados, siendo ellos lo que son, “pueblo indignado por la derecha oligarca y vendepatria”. Y tendrán un abogado del Frente Sandinista, se movilizarán a los juzgados en camionetas del Estado, y por supuesto, ganarán el caso.

Delivery

Los jóvenes que esta semana se metieron al edificio central de la Policía Nacional cuando eran agredidos gratuitamente por turbas orteguistas, pusieron en evidencia la incapacidad de la Policía. Ya no podía decir la Policía que no se enteró de la agresión, porque se la llevaron “a domicilio” a ver qué hacían… Fue como bajarles los pantalones y dejarles las vergüenzas al aire a una Policía que cada vez luce más domesticada y en franco proceso de descomposición.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: