Policía captura arsenal del cártel de Sinaloa

Armas de guerra y explosivos letales de largo alcance, que pretendían ser sacados del territorio nacional rumbo hacia el norte y cuyo destino final sería México, fueron ocupados ayer por fuerzas conjuntas de la Policía Nacional y del Ejército.

Fuerzas especiales de la Policía y del Ejército realizaban la mañana de ayer las primeras pesquisas sobre el armamento ocupado en el lugar aledaño a la Cuesta del Coyol. LA PRENSA/ M. LORíO

Armas de guerra y explosivos letales de largo alcance, que pretendían ser sacados del territorio nacional rumbo hacia el norte y cuyo destino final sería México, fueron ocupados ayer por fuerzas conjuntas de la Policía Nacional y del Ejército.

Las autoridades confirmaron que el pequeño arsenal es propiedad de una agrupación vinculada al cártel de Sinaloa, que desde hace días había sido detectado operando en el país. Como cabecilla de la agrupación la Policía identifica a Roberto Bedolla Corona, alias “El Ingeniero”, quien no ha sido detenido.

La ocupación ocurrió en el kilómetro 58 Carretera Panamericana norte, 100 metros hacia el este, sobre camino viejo a Matagalpa, cuando los ocupantes de una camioneta Nissan, placas M-125-118, no obedecieron el alto de un retén policial y dejaron el vehículo abandonado en el sitio mencionado.

“Es la estructura del cártel de Sinaloa que está en esta actividad”, sostuvo la Jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, comisionada mayor Vilma Reyes.

Las autoridades de la Policía y del Ejército confirmaron que las fuerzas que estaban ubicadas en un retén policial sobre esa carretera la madrugada de ayer efectuaron disparos preventivos, pero los desconocidos lograron escapar luego de dejar abandonado el vehículo con las armas.

“La camioneta muestra movimientos sospechosos, sobrepasa el retén, pero para efecto de control personal la Policía hace el alto, no se detiene y continúa en sentido norte, por lo que realizan disparos preventivos e inician la persecución de la misma”, explicó el jefe de las fuerzas especiales del Ejército, coronel Salvador Gutiérrez.

[doap_box title=»Crimen organizado y armas prohibidas» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • La jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, comisionada mayor Glenda Zavala, dijo que según el Código Penal se está frente a un hecho de tráfico, acopio y almacenamiento de armas prohibidas (Arto. 405), que establece una sanción de ocho a doce años. También podrían acreditar el delito de crimen organizado de acuerdo al artículo 393 del Código Penal, que también tiene una sanción de cinco a siete años de prisión, más las multas.
Por ahora se realizará el peritaje de las armas, para remitir posteriormente el caso al Ministerio Público para que se ejerza la acción penal.

Aunque en los registros de tránsito la Policía había confirmado el nombre de la persona que aparece como dueña de la camioneta en que trasladaban las armas, las autoridades policiales prefirieron esperar a verificar si se trata de la misma propietaria o si ya había sido vendida.

[/doap_box]

En el lugar fueron ocupadas 61 armas de guerra, de las cuales son 53 fusiles AK 47, cuatro fusiles M-16, un Galil, una escopeta lanzagranadas M-79, dos lanzamorteros, diez granadas de perdigón M-79, 10 tacos de TNT de 200 gramos y 10 tacos de TNT de 400 gramos, más de 19 mil proyectiles y un total de 82 magazines de fusil AK, de Galil y de M-16.

Gutiérrez manifestó que, aunque han rastreado la zona, los desconocidos no fueron ubicados ayer, pero ni el Ejército ni la Policía pudieron determinar la cantidad de las personas que viajaban en el vehículo que trasladaba las armas. “Es un golpe fuerte a esta estructura que anteriormente se señaló”, sostuvo Gutiérrez.

Las armas envueltas debidamente en plástico negro y papel periódico eran trasladadas en la parte trasera de la camioneta, una caja con las municiones se encontraba en el piso de la misma en la parte del asiento del pasajero.

ALLANAMIENTOS EN DISTINTOS PUNTOS

Ayer la Policía extendió las investigaciones con allanamientos en diferentes puntos de la capital, de los cuales la vocera policial confirmó únicamente el realizado en una casa ubicada en las inmediaciones del Distrito Dos de la Policía, en Linda Vista, la cual hace un mes fue rentada por el cabecilla.

Según explicó Reyes, en uno de los cuartos de esa vivienda detectaron un compartimiento secreto entre el cielo raso y el techo del mismo, por lo que suponen sirvió para embuzonar las armas.

La Policía busca a Roberto Bedolla Corona, presunto cabecilla del grupo criminal.
LA PRENSA/ REPRODUCCIÓN M. CUADRA

Sobre la permanencia del cabecilla del grupo en el país, la vocera policial dijo que están en proceso de investigación.

Sobre posibles vínculos con detenidos de la célula de Sinaloa en la cárcel Modelo de Tipitapa, Reyes se limitó a decir que se está investigando y se manejan varios elementos. Tampoco se refirió si hay un posible involucramiento de nacionales en esa nueva agrupación.

La información que la Policía tenía era que Sinaloa realizaba acopio de armas en el país, sobre todo en las zonas rurales, sostuvo Reyes.

La jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, comisionada mayor Glenda Zavala, informó que los fusiles serán enviados al Laboratorio de Criminalística para efectuarle el respectivo peritaje para conocer el estado técnico de los mismos, pero a simple vista están en buenas condiciones.

Consultado el jefe militar sobre la posibilidad de que esas armas hayan salido de almacenes de instituciones del Estado, éste señaló: “Yo afirmaría que no han salido de almacenes de instituciones, porque existe control y resguardo de este armamento en nuestras instituciones, el Ejército como tal”.

Mientras la vocera policial recordó que en el período de existencia de la Dirección de Armas, Explosivos y Municiones (DAEM), la Policía ha ocupado más de medio millón de armas ilegales que quedaron en manos de civiles, después de la guerra de la década de los 80 en todo el país.Además el jefe militar indicó que su versión se confirma en el hecho de que los fusiles ocupados son de distinta fabricación, por lo que estima también son de diversas procedencias.

La vocera policial dijo que continuarán con las investigaciones y allanamientos, para no permitir que el crimen organizado se asiente en el país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: