EE.UU. preocupado por derechos humanos en Honduras

Estados Unidos expresó hoy su preocupación por la violación de los derechos humanos en Honduras a partir del golpe de Estado contra Manuel Zelaya y aseguró que su embajada en Tegucigalpa sigue de cerca la situación y ha pedido en reiteradas ocasiones al Gobierno de facto que los respete.

WASHINGTON/EFE 

Estados Unidos expresó hoy su preocupación por la violación de los derechos humanos en Honduras a partir del golpe de Estado contra Manuel Zelaya y aseguró que su embajada en Tegucigalpa sigue de cerca la situación y ha pedido en reiteradas ocasiones al Gobierno de facto que los respete.

El portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, afirmó en su rueda de prensa diaria que para EE.UU. «ha sido y sigue siendo una preocupación que haya habido una serie de violaciones de los derechos humanos desde el golpe y hemos instado constantemente al régimen a respetar los derechos de los ciudadanos» hondureños.

Washington, dijo, ha estado especialmente preocupado por «algunas acciones contra los medios» de comunicación.

El régimen de facto hondureño, dirigido por Roberto Micheletti, mantuvo cerrados durante tres semanas, entre septiembre y octubre, Radio Globo y el canal 36 de televisión, ambos afines al presidente depuesto.

Y la semana pasada un alto mando de la Policía Nacional aseguró que algunos medios opuestos al golpe de Estado están instigando delitos al pedir que se boicoteen los comicios del día 29 e instó a la Fiscalía a actuar contra ellos.

Kelly indicó además que el embajador estadounidense en Tegucigalpa, Hugo Llorens, sigue de cerca la situación de los derechos humanos en Honduras y ha informado al Gobierno de facto de una serie de denuncias sobre detenciones arbitrarias, el uso desproporcionado de la fuerza y restricciones a la libertad de expresión.

Esta observación está en línea con lo que han denunciado organizaciones internacionales y locales.

El Comité de Familiares Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh) explicó recientemente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que, desde el golpe de Estado del 28 de junio, nueve personas han fallecido en manifestaciones y el número de muertes selectivas alcanza los 12 casos.

MÁS DE TRES MIL DETENIDOS

Más de 3.000 personas fueron detenidas ilegalmente y 475 sufrieron torturas y tratos crueles inhumanos y degradantes.

Esta organización sostiene además que desde que en septiembre se inició el proceso electoral para los comicios del 29 de noviembre, los actos de violencia en contra del movimiento popular de resistencia contra el golpe de Estado se han intensificado.

En este sentido, más de 240 académicos enviaron recientemente una carta al presidente estadounidense, Barack Obama, en la que le piden que no reconozca el resultado de las elecciones en Honduras si antes no se restituye a Manuel Zelaya, pero también afirman que la celebración de unas elecciones libres y justas es ya una tarea imposible, ante la falta de libertad de reunión, expresión y prensa.

Kelly dijo al respecto que EE.UU. mirará «cómo se desarrollan exactamente» las elecciones, desde la campaña hasta el día de la votación, sin querer entrar en el fondo de la cuestión: la de si las presuntas violaciones en el contexto electoral influirán en su decisión de reconocer los comicios. 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: