Lírica amorosa

“No cantéis la rosa ¡oh poeta! Hacedla florecer en el poema”, dijo el chileno Huidobro. En el poemario del doctor Carlos Tünnermann Construyendo el amor , (Editorial PAVSA 2009) se dio el doble prodigio: surgió el canto y floreció la rosa más bella de los jardines de su mundo: la dulce amada, su Rosa Carlota, encarnación del amor más intenso y profundo que un hombre llega a sentir por la mujer de sus sueños, la de sus fantasías de joven y la inseparable compañera de su ocaso.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: