Serán acusados por asesinato

Los involucrados en la masacre efectuada en la comarca “Los Membreños” fueron acusados por robo agravado y asesinato en perjuicio de María Cristina Orozco Guido, de 32 años, y su hijita Rubí Elizabeth Orozco Guido, de 3 años.

Noel Ernesto Altamirano, de 24 años (camisa caqui) y David Carazo, de 19 años, alias “La Cabra” (camisa roja), fueron presentados al juez. LA PRENSA/ J. CASTILLO

Los involucrados en la masacre efectuada en la comarca “Los Membreños” fueron acusados por robo agravado y asesinato en perjuicio de María Cristina Orozco Guido, de 32 años, y su hijita Rubí Elizabeth Orozco Guido, de 3 años.

Así lo determinó Julio César Arias, Juez Quinto del Distrito Penal de Audiencia.

David Enrique Carazo Díaz, de 19 años, alias “La Cabra”, y Noel Ernesto Altamirano Méndez, de 24 años, fueron detenidos por ser los principales autores del crimen atroz ocurrido el 23 de diciembre y ayer fueron presentados a la orden del juez.

El juez mandó que los señalados se mantuvieran en prisión preventiva mientras se realiza la audiencia inicial el próximo 19 de enero a las 11:00 de la mañana.

Según la reconstrucción del hecho que realizó la Policía Nacional, Noel Ernesto Altamirano se presentó aquella noche a la vivienda armado con un machete y en compañía de Carlos Andrés Castro, quien hasta el momento continúa prófugo de la justicia, y David Enrique Carazo Díaz, conocido como “La Cabra”.

“Le ocasionaron (a María Cristina Orozco) múltiples heridas corto contundentes que le causaron la destrucción de la masa encefálica. De igual manera a su niña (Rubí Orozco), quien presenciaba la forma en que agredían a su madre. Los acusados le ocasionaron (a la niña) múltiples heridas en el rostro y el cráneo, provocándole un trauma severo, por esto se les imputa el delito de robo agravado y asesinato en perjuicio de las mismas”, explicó Arias.

DERECHOS DE LA MENOR ASESINADA

El juez detalló que “en cuanto a la medida cautelar debo decir que es un accionar no sólo por la pena que puedan merecer los acusados, sino por el grado de lesividad que estos hechos produjeron y que atacaron el más alto de los bienes jurídicos como es la vida”.

Asimismo, expresó que los derechos de la menor asesinada gozan de la protección especial del Estado.

Agregó que: “Tomando en cuenta la circunstancia en que se produjeron los hechos, ordenó que a los procesados se les imponga la prisión preventiva”.

Los señalados, quienes fueron capturados por la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), llegaron a la vivienda donde trabajaba la víctima supuestamente en busca de 80 mil córdobas, pero al no encontrar el dinero se llevaron una computadora y un DVD, dejando abandonados otros objetos por temor a ser descubiertos.