La legendaria actriz Elizabeth Taylor es conocida por su colección de maridos. LA PRENSA/ARCHIVO/AP

Dioses y monstruos de Hollywood

Bette Davis enamorada de Errol Flynn; Robert Mitchum antisemita; John Barrymore, a falta de alcohol, dándole a la colonia, o Steve McQueen contento —profesionalmente— por la muerte de James Dean. Son sólo algunos ejemplos del lado “salvaje” de Hollywood.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: