En Letra Pequeña

El orteguismo ha encontrado en el llamado “sistema judicial” una navaja suiza para resolverlo todo. ¡Ya es demasiado! Con decretos y sentencias se consiguen reelecciones, se eligen funcionarios, se amarran negocios, se reparan inodoros, se cambia el clima y se vuelven honorables un montón de delincuentes. Ha desnaturalizado la función de lo que se supone sirve para impartir justicia y que todos (to-dos) los ciudadanos cumplan por igual las normas que le permiten a una sociedad funcionar como tal.

Navaja suiza

El orteguismo ha encontrado en el llamado “sistema judicial” una navaja suiza para resolverlo todo. ¡Ya es demasiado! Con decretos y sentencias se consiguen reelecciones, se eligen funcionarios, se amarran negocios, se reparan inodoros, se cambia el clima y se vuelven honorables un montón de delincuentes. Ha desnaturalizado la función de lo que se supone sirve para impartir justicia y que todos (to-dos) los ciudadanos cumplan por igual las normas que le permiten a una sociedad funcionar como tal.

A favor y en contra

Ya se ha vuelto una regla que todas las imprecisiones o vacíos que se pueden atribuir a las leyes son siempre usadas para favorecer, por ejemplo, a los narcos y en contra de los enemigos políticos de quienes manejan el Poder Judicial (que ya sabemos quiénes son). Y dan risa y pena los jueces, cuando se les ve justificando, por sobre cualquier raciocinio, cualquier sentencia o decreto que les llegue desde El Carmen.

Métale nomás

Lo que sucede en Nicaragua sucede en Bolivia, y si no lo ha dicho con todas sus letras Daniel Ortega, sí lo dijo Evo Morales en un discurso que dio en Cochabamba el 29 de julio de 2008: “Cuando algún jurista me dice: ‘Evo, te estás equivocando jurídicamente, eso que estás haciendo es ilegal’; bueno, yo le meto, por más que sea ilegal. Después les digo a los abogados: ‘Si es ilegal, legalicen ustedes, para qué han estudiado’”.

Muy claro

Por lo menos Evo Morales tira la piedra y no esconde la mano. Así, por ejemplo, fue claro también hace unos días, cuando dijo que iba a promover una ley para que “los medios no mientan” y fue más claro al explicar lo que para él significa que los medios no mientan: “Que se integren a esta lucha contra el capitalismo”.

Chiste

Hay una nueva firma encuestadora, obviamente del Gobierno o del Frente Sandinista, porque sus encuestas sólo las distribuye el correo de doña Rosario Murillo, y los medios a su servicio. Bueno, el asunto es que al leer los resultados de esas encuestas uno sólo puede pensar que es una broma, que alguien quiere tomarnos el pelo o que las encuestas se hicieron en alguna plaza, en alguna de las celebraciones orteguistas. Según esta firma, el único partido que queda en Nicaragua es el Frente Sandinista y más del 60 por ciento de los nicaragüenses dicen que votarán por Daniel Ortega en las elecciones del 2011. Se la ganaron a Pepito.

Costo del fraude

Miren cómo pagamos la corrupción. El fin de semana pasado fui con mi familia a Pochomil y mientras iba por esa carretera angosta y llena de cráteres, recordé que esa carrera es la misma cuya construcción se suspendió como consecuencia del fraude de noviembre 2008. Tenemos que agradecerle a don Roberto Rivas, que en vez de viajar en una carretera moderna de cuatro carriles, vayamos por ahí capeando hoyos y maldiciendo tras cada tamarindazo. Claro, don Roberto Rivas no sabrá lo que es eso, porque a las playas a las que él va están en Costa Rica y sus viajes no los hace en bus o en carro, sino en avión particular. ¡Claro que el crimen paga!

Imaginación

Pero según la propaganda del Gobierno, los proyectos que dejó de hacer la Cuenta Reto del Milenio los está haciendo el Alba. Así que es muy posible que esos baches que sufrí no existan y que sólo estaba imaginándolos de tan oligarca que soy.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: