Troya, el origen

Un estimado lector me pide que explique por qué al poema épico de Homero sobre la Guerra de Troya le llaman La Ilíada . En realidad, fue el mismo Homero quien, al referirse a la ciudad de Troya, la llama igualmente Ilión (de donde se deriva Ilíada), porque también con ese nombre se conocía a la legendaria ciudad desde que uno de sus reyes, Ilo, la refundó, fortificó y embelleció.

Un estimado lector me pide que explique por qué al poema épico de Homero sobre la Guerra de Troya le llaman La Ilíada . En realidad, fue el mismo Homero quien, al referirse a la ciudad de Troya, la llama igualmente Ilión (de donde se deriva Ilíada), porque también con ese nombre se conocía a la legendaria ciudad desde que uno de sus reyes, Ilo, la refundó, fortificó y embelleció.

En Wikipedia se dice que los orígenes de Troya se remontan (según la mitología griega) a Dárdano, hijo de Zeus y de la pléyade Electra. (Las pléyades eran siete divinidades femeninas que fueron convertidas en estrellas. Eran hijas de Atlas —el gigante que sostenía sobre sus hombros las columnas que separaban el cielo de la tierra— y de Pleyonea, hija del Océano y de la diosa marina Tetis).

Dárdano era griego, originario de Samotracia. Emigró hacia el Asia Menor (donde ahora es Turquía) y allí el rey Teucro le dio como esposa a su hija Batiea. Dárdano fundó una nueva ciudad a la que dio el nombre de Dardania y después heredó el reino de Teucro. Cuando Dárdano murió, el reino pasó a manos de su nieto, Tros, quien le dio su nombre a toda la región, que desde entonces se llamó la Tróade.

Al morir, Tros fue sucedido en el trono por su hijo Ilo, quien fundó la ciudad de Ilión y pidió a Zeus una señal de protección divina. Entonces cayó del cielo una pequeña estatua de la diosa Palas Atenea, que por eso fue llamada Paladio. Un oráculo anunció que mientras el Paladio permaneciera en la ciudad, ésta sería invencible. De manera que Ilo consagró la ciudad a Atenea e hizo construir un majestuoso templo de la gran diosa en el lugar preciso donde cayó del cielo la estatuilla.

Por su parte, el mitólogo Juan Humbert dice en su libro Mitología Griega y Romana que el padre del pueblo troyano fue Teucro, quien era originario de la isla griega de Creta. Por motivos no precisados Teucro emigró hacia el Asia Menor y se estableció en Frigia, antigua región que ocupaba la mayor parte de la península de Anatolia, actualmente Turquía. Teucro fijó su residencia cerca del estrecho del Helesponto, en una fértil llanura regada por los ríos Janto y Simois, y por su sabiduría, laboriosidad y don de liderazgo, se ganó el respeto y el cariño de los habitantes de la región.

En Frigia reinaba entonces Escamandro, quien, en reconocimiento de las virtudes de Teucro y el cariño y respeto que la gente le tenía, le concedió como esposa a su hija única y con ella el derecho de sucesión en el trono.

Reinaba Teucro en la región cuando llegó Dárdano, quien también era griego y procedía de Arcadia, una comarca del Peloponeso poblada por gente muy trabajadora y de buenas costumbres que vivía generalmente feliz. Según Humbert, Dárdano era en efecto hijo de Zeus y de la pléyade Electra, y hermano de Jasio, el rey de Arcadia. Allí, en la lucha por el poder que enfrenta hasta a los hijos con los padres y a los hermanos entre ellos, Dárdano mató a Jasio y tuvo que huir de la ira de los arcadios. Por eso fue que cruzó el mar Egeo y llegó hasta el reino de Teucro en el Asia Menor.

Y por cierto que en honor de Dárdano, al antiguo estrecho del Helesponto (el mar de Hele) se le dio el nombre de estrecho de los Dardanelos, con el que se le conoce hasta ahora.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: