Sacerdotes jesuitas abusaron de estudiantes

El jefe de la Orden de los Jesuitas en Alemania, Stefan Dartmann, informó ayer de que los casos de abusos sexuales practicados en escuelas jesuitas en la década de los años setenta y ochenta no se limitaron a Alemania, sino ocurrieron también en España y Chile.

BERLÍN/ EFE

El jefe de la Orden de los Jesuitas en Alemania, Stefan Dartmann, informó ayer de que los casos de abusos sexuales practicados en escuelas jesuitas en la década de los años setenta y ochenta no se limitaron a Alemania, sino ocurrieron también en España y Chile.

Dartmann hizo estas declaraciones durante una conferencia de prensa celebrada en Berlín, cita que el jefe de la orden jesuita aprovechó para pedir disculpas a las víctimas.

“Pido disculpas por todo lo que entonces callaron, no vieron o (ante lo que) no reaccionaron miembros de nuestra orden”, dijo Dartmann en una rueda de prensa celebrada hoy en Berlín para explicar los detalles del escándalo que salió a la luz la semana pasada.

El religioso explicó que hasta ahora se sabe de 25 casos de abusos sexuales en Alemania, 20 de ellos en el colegio de élite Canisius de Berlín, tres en el colegio St. Ansgar de Hamburgo y dos en el instituto St. Blasien, en la Selva Negra.

Los dos profesores implicados, Peter R., de 69 años, y Wolfgang S. de 65, abusaron presuntamente de sus alumnos entre 1975 y 1984.

Según Dartmann, Wolfgang S. ha admitido haber abusado de menores también fuera de los centros en los que practicaba la enseñanza, por ejemplo, durante sendas estancias en Chile y España, entre 1985 y 1990.

El propio Wolfgang S. aseguró en una entrevista que publicó el semanario Der Spiegel que informó a sus superiores de sus actos en 1991. “Es un hecho triste que durante años maltratara y abusara de niños y jóvenes bajo pretextos seudopedagógicos”, apunta el religioso en las citadas declaraciones.

El religioso explica que en las últimas décadas ha estado en contacto tanto con “torturadores como con víctimas” de la dictadura de Augusto Pinochet, por lo que durante años estuvo “confrontado con el espejo de su pasado” como pederasta.

Por su parte, el jefe de la orden reconoció que en estos momentos se plantea la “pregunta acuciante de por qué los hechos no salieron a la luz en su día”, teniendo en cuenta que confesó los hechos en 1991.

“Hubiera sido correcto haber pasado el caso a las autoridades judiciales”, subrayó.

El rector del colegio Canisius, Klaus Mertes, reconoció que ya en 1981 hubo “indicios encubiertos” de que en el centro se estaban produciendo abusos.

La fiscalía de Berlín analiza si los casos han prescrito ya. De acuerdo al código penal, los abusos sexuales prescriben diez años después de haber sido cometidos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: