Se mantienen penas para los del metanol

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) finalmente decidió confirmar las penas de 30 y 23 años de prisión en contra de las ocho personas que fueron responsabilizadas por el caso conocido como Metanol, ocurrido en el año 2006 en León, donde 52 personas murieron envenenadas y otras 800 vieron su salud alterada gravemente.

En León 12 pacientes quedaron con secuelas oftalmológicas por el metanol, ocho con problemas renales, tres tuvieron pérdida de la visión en un ojo y dos con pérdida de la visión total. LA PRENSA/ ARCHIVO

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) finalmente decidió confirmar las penas de 30 y 23 años de prisión en contra de las ocho personas que fueron responsabilizadas por el caso conocido como Metanol, ocurrido en el año 2006 en León, donde 52 personas murieron envenenadas y otras 800 vieron su salud alterada gravemente.

En la Sala Penal de la Corte hubo tres proyectos de sentencias sobre el caso Metanol, y en el primero de ellos los magistrados adecuaban las penas conforme a los beneficios que otorga el nuevo Código Penal, rebajando las penas hasta en 10 años de prisión, pero al final los magistrados prefirieron que sea en el Juzgado Distrito Penal de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de León donde se decida sobre ese asunto.

De esa manera el principal acusado, José Ángel Rodríguez Martínez, alias “Changuelo”, está condenado siempre a 30 años de cárcel, mientras que a los hermanos Marcia Lorena y Reynaldo Edwin Oconor Sobalvarro, a Denis Justino Salgado Moreno y a los también hermanos Marvin José y Flavio Jerónimo Centeno Darce se les condenó a 23 años de prisión.

A Alfonso Ernesto Martínez Quedo se le confirmó la condena de 18 años de cárcel y a Francisco Javier Rodríguez Martínez la pena de 10 años y seis meses de prisión.

[doap_box title=»Secuelas» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

De acuerdo con las pruebas que están en el expediente judicial del caso Metanol, el Ministerio Público explica que en la actualidad llegan pacientes víctimas de la intoxicación por metanol que acuden de manera espontánea a los centros de salud y al Hospital de León para recibir rehabilitación tanto física como sicológica.

[/doap_box]

Todos los procesados fueron condenados por los delitos de asociación e instigación para delinquir, robo con fuerza y delito contra la salud pública con resultado de muerte y lesiones.

En el caso de Martínez Quedo, los magistrados lo encuentran culpable porque tenía un negocio de licor en su casa y la mayoría de las personas fallecidas vivía en su mismo barrio.

Salgado Moreno, según estimó la Sala Penal, participó en el trasiego ilícito del metanol y en el caso de Francisco Rodríguez éste era conocedor del robo de metanol.

A los hermanos Oconor Sobalvarro la Sala Penal los encontró culpables de ser quienes junto con “Changuelo” iniciaron todo el delito que culminó con las muertes por intoxicación con metanol.

A los hermanos Centeno Darce se les condenó por ser considerados como “contactos necesarios para efectuar la sustracción (robo del metanol)”.

LOS HECHOS

En el caso Metanol, ocurrido en León en el 2006, murieron más de 50 personas y otras 800 vieron su salud alterada gravemente con ceguera, trastornos en el riñón y a nivel del sistema nervioso periférico. Muchas de las personas afectadas tienen secuelas permanentes de la ingesta de guarón adulterado con metanol.

Los registros del Ministerio de Salud (Minsa) señalaron que fueron 52 muertos y 750 afectados por intoxicación con metanol y que la letalidad fue del ocho por ciento.

Según el expediente judicial del caso, también se registraron cuatro pacientes con pérdida total de la vista y ocho con pérdidas unilaterales en la visión, que aún siguen con tratamiento sicológico para estabilizarlos junto con sus familias.

Al hospital leonés asisten cada tres meses entre 30 y 40 pacientes que se realizan chequeos renales después de la intoxicación masiva, asegura el expediente judicial.

A “Changuelo” y demás acusados se les encontró responsables de haber robado metanol de una pipa de la empresa Quibor S.A., para luego vender el venenoso líquido mezclado con aguardiente.

El metanol afectó a personas de los municipios leoneses de Achuapa, El Jicaral, El Sauce, Larreynaga-Malpaisillo, La Paz Centro, León, Nagarote, Quezalguaque, Santa Rosa del Peñón y Telica.

En los análisis de laboratorio realizados en los cadáveres por el Instituto de Medicina Legal (IML) y la Universidad de Medicina de León, encontraron “altas concentraciones de metanol” que se presume fue mezclado con “guaro lija” o “lijón”.

De acuerdo con Wikipedia, el metanol es el alcohol más sencillo y a temperatura ambiente se presenta como un líquido ligero, incoloro, inflamable y tóxico, que se emplea como anticongelante, disolvente y combustible.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: