A Matt Damon

- ¿Con dos películas tan diferentes como 'The Informant' o 'Invictus' estaba seguro que lo iban a nominar al Oscar este año?

como Mejor Actor de Reparto por «Invictus” y no hay duda que es el más popular de esta categoría

Fotos de LA PRENSA/AMPAS

Con el año 2010 empieza una nueva década en un mundo como Hollywood donde la historia solo recordará a quienes lleguen a la cima. En ese sentido, un premio como el Oscar, ayuda. Mucho. Y Matt Damon es uno de los privilegiados que figura entre los nuevos nominados como Mejor Actor de Reparto, compitiendo frente a Woody Harrelson ( The Messenger ); Christopher Plummer ( The Last Station ); Stanley Tucci ( The Lovely Bones ) y Christophe Waltz ( Inglorious Basterd s). Los resultados finales que coronen al ganador recién se conocerán en la gran fiesta del Teatro Kodak, el próximo 7 de marzo. Y mientras tanto, al menos podemos disfrutar la siguiente entrevista con el más popular de esta categoría.

– ¿Con dos películas tan diferentes como ‘The Informant’ o ‘Invictus’ estaba seguro que lo iban a nominar al Oscar este año?

– (Riendo) ¡Simplemente me puse a escribir en una lista todos los factores con los que la gente gana el Oscar y recién después me puse a buscar una película para aprovecharlo! Así hice.

Más allá del buen humor, seriamente fue gracias al Oscar que Matt Damon se hizo conocido en Hollywood. Después de todo, nadie lo conocía, cuando de la nada, recibió su primera nominación como Mejor Actor, después de cobrar su primer “gran” sueldo de 500,000 dólares, en la película Good Will Hunting que terminó superando los 100 millones de dólares en recaudaciones. Y aunque esa noche perdió como Mejor Actor frente a Jack Nicholson y “As Good as it Gets”, Matt Damon igual se llevó el Oscar a casa, por haber escrito el Mejor Guión Original de la temporada, junto con Ben Affleck. Era la época en que Matt salía con Winona Ryder y Ben Affleck estaba de novio con Gwyneth Paltrow. Y mientras su amigo Ben se hacía notar con otros romances famosos como el de Jennifer López, Matt siguió un perfil mucho más bajo, dedicándose mejor al cine.

Steven Spielberg ya le había dado la mejor oportunidad de aparecer como el soldado Ryan que Tom Hanks debía rescatar en “Saving Private Ryan” . Y después de aparecer al lado de George Clooney, Brad Pitt y Julia Roberts, con las diferentes versiones de Ocean’s 11 , Ocean’s 12 y Ocean’s 13, Matt Damon recupero la oportunidad de brillar por cuenta propia, cuando empezó con otra serie de películas con el rol de Jason Boune en las películas de superacción “ The Bourne Identity ”, “ The Bourne Supremacy ” y “The Bourne Ultimatum ”.

Y mientras decidía formar una familia, casándose el 9 de diciembre del 2005 con la argentina Luciana Barroso, Matt Damon era reconocido con otro estilo de premio como cuando la revista People lo coronó como “The Sexiest Man Alive” (gracias a la campaña de promoción que impulsaron antes sus amigos George Clooney y Brad Pitt).

En el mismo ámbito popular, también recibió una estrella con su nombre, en el Camino de la Fama de Hollywood Boulevard, cuando estrenó la última película de “ The Bourne Ultimatum ”’. “Muy pocas veces en mi vida he tenido esta clase de experiencia que sea tan difícil de procesar”, recuerda Matt con cariño “y esa fue una de esas”. Claro que los mejores premios que recibió, fueron sus hijas Isabella (3) y Gia (1), además de la hijastra Alexia (12) que tiene con su esposa Luciana Barroso.

Pero tampoco hay que desvalorar el reconocimiento de su trabajo, como las cuatro nominaciones que tuvo como Mejor Actor en el Sindicato de Actores y nada menos que siete nominaciones del premio MTV, además de otras tres nominaciones del Emmy.

“El Oscar lo mudé a Nueva York, donde estamos alquilando un departamento”, comenta Matt “Y recién lo volví a ver en el ropero cuando fui a buscar un par de zapatos”. La falta de exposición tampoco significa que Matt Damon le reste importancia porque el mismo ya nos había dicho que haber ganado el Oscar realmente “fue tremendo, particularmente en aquel momento, porque el solo hecho de ganar el premio, cambió nuestras vidas por completo”.

Y con total emoción también reconoce que “al conseguir tanta atención, levantó nuestro perfil en la industria y nos llevó a conseguir más trabajo. Y sí, fue tremendo, afectó en todo, desde la cantidad de dinero que empezaron a pagarme, hasta la cantidad de trabajo, con el número de ofrecimientos y la calidad de trabajos que me ofrecieron. Sí, sí, cambió todo”.

Habiendo estrenado en la misma temporada, dos roles tan excelentes como en las películas “ The Informant ” o “ Invictus ”, este año Matt Damon tenía al menos dos nuevas posibilidades de recibir una nueva nominación al Oscar. Y después de haber aumentado de peso especialmente para la película “The Informant”, merece un premio por la increíble transformación que logró para la película “ Invictus” donde realmente lo nominaron.

– ¿La película “Invictus” se filmó antes o después de “The Informant”?

– “Invictus” vino después que “ The Informant” . Y aunque la pasé bastante bien subiendo de peso, después vinieron los momentos duros de volver a recuperar la normalidad.

– ¿Y cómo lo logró, tan rápido, tan bien?

– Supongo que todos tenemos un valor promedio natural de peso y yo probablemente me salí del promedio para rodar “ The Informant ” y por eso debe haber sido más fácil perder peso cuando me llegó la hora de “ Invictus ”. Lo alarmante fue lo fácil que me resultó engordar, solamente con cerveza y pizza, el peso llegó solo.

– ¿Con una película como “Invictus” donde se tiene que ver como un verdadero deportista… sabía algo del rugby antes de aceptar el rol con el que lo nominaron al Oscar?

– Sabía muy poco del rugby, muy pero muy poco. Pero el juego se parece bastante al fútbol (americano) en el sentido de luchar por una posición en el campo y ganar corriendo hasta lo que parece el final de una zona, para marcar puntos al bajar la pelota al suelo. Por eso, la versión era bastante clara para mí.

– ¿Y no se lastimó en el intento?

– A lo mejor ahí sí merezco un premio porque me fue bastante bien y no me lastimé para nada.

– La verdad: ¿Cómo toma personalmente esta nueva nominación al Oscar?

– Fue un verdadero premio tener todos los días a Clint Eastwood como director o sentarme en la misma mesa frente a Morgan Freeman. Ver lo que hicieron fue como cumplir un sueño. Solo puedo decir que estoy demasiado agradecido por el rol que me tocó.

– ¿Hasta qué punto ayudó la dirección de Cllint Eastwood para la nominación?

– Con Morgan Freeman decimos que dentro de unos años más, con un poco más de experiencia, a lo mejor Clint Eastwood pueda convertirse en un buen director (Ríe). Dentro de tres películas, te lo aseguro, va a estar genial. Pero hablando en serio, es increíble. Con Morgan debemos haber pasado entre los dos, por cien estudios de cine y nadie lo maneja mejor que Clint (Eastwood). No genera tensión, porque él confía plenamente en que todos vamos a hacer nuestro trabajo. Ocasionalmente, viene con cierta sugerencia, pero solo una sugerencia. Lo que siempre dice después de alguna toma es “bueno, sigamos adelante y no arruinemos nada analizándolo todo demasiado”. Es algo que se escucha todos los días, con él.

LA HISTORIA

La película “ Invictus ” trata sobre la verdadera historia de Sudáfrica y Nelson Mandela, durante su primer término como presidente, con la difícil misión de lograr que el equipo nacional de Rugby gane el Mundial ’95, para unir la dividida población a través del lenguaje universal del deporte. Y si en la realidad fue posible, en el cine lo logran dos grandes como Morgan Freeman y Matt Damon, reconocidos con las nuevas nominaciones al Oscar.

– ¿Antes de la película sabía algo sobre el verdadero capitán de la Selección Sudafricana de Rugby que le tocó interpretar en cine?

– Apenas me enteré busqué en Internet a Francois (Pienaar) y enseguida lo llamé por teléfono a Clint (Eastwood) para aclararle, que él nunca me habrá visto personalmente, pero este hombre es enorme y yo mido menos de 1.80. Clint empezó a reírse, insistiendo que no me fijara en eso, que me preocupara por todo el resto. Y tuve seis meses para prepararme. Trabajé muy duro con el acento (sudafricano) y suficiente entrenamiento físico para lograr la ilusión de mostrar que puedo ser el capitán del equipo nacional de rugby en Sudáfrica. Esa vez, de verdad hice una lista de lo que realmente tenía que hacer para lograrlo.

– ¿Cómo fue el encuentro con el verdadero Francois Pienaar?

– El primer día, Francois me invitó a su casa para una cena que él mismo había preparado. Me presentó a su esposa, sus dos hijos. Yo había ido con Morgan (Freeman) y me acuerdo que le aclaré enseguida a Francois “me veo mucho más grande en un cine”. El no podía parar de reir y me dio un gran abrazo. Después me la pasaba preguntadole todo, desde el color de un accesorio para la boca hasta cosas de la vida en general o la filosofía del capitán para ser el líder de un equipo. Siempre estuvo disponible y me ayudó muchísimo.

– Morgan Freeman también fue nominado al Oscar por su personaje en la misma película, interpretando a Nelson Mandela ¿Cuándo era chico, usted sabía quien era realmente Mandela?

-Recuerdo su visita a Boston, yo tenía 19 años, estaba en la Universidad de Harvard. Me acuerdo toda la gira. Incluso en la escuela secundaria teníamos moños de Nelson Mandela que los chicos usaban antes de saber quien era el. Cuando yo me fui a la Universidad, mi madre me había preparado un álbum de fotos para mostrarme como fue progresando mi infancia y hace poco volví a ver que todos usábamos esos moños. Por eso me acordé. ¡Era enorme!

– ¿Se puede comparar “Invictus” con “The Bourne Ultimatum”? ¿En cuál de las dos estaba mejor físicamente?

– Para esta película llegué en mejor estado físico, porque iba al gimnasio todos los días. Y Francois me acompañó algunas veces. Esta es su vida, yo no quería que él pasara verguenza. Pero si Jason Bourne se veía mal, el único culpable era yo. Con “Invictus”, no quise que se notara ninguna falta de esfuerzo porque como dicen en la película “Nosotros podemos no ser el equipo más talentoso, pero tenemos que ser el que esté en mejores condiciones físicas”. Francois me mostró el régimen de entrenamiento y es increíble lo que hicieron, todos, cada uno de ellos. Es lo bueno de un buen equipo. Y de nuevo, es la metáfora del país. b

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: