Penélope Cruz fue la reina de los premios Goya

Penélope Cruz no ganó el Goya a la mejor actriz al que optaba, pero fue la reina de la XXIV edición de los premios del cine español con un modelazo blanco de Gianni Versace "vintage" y, sobre todo, porque, por fin, apareció en un acto público y oficial en España con Javier Bardem.

MADRID/EFE

Penélope Cruz no ganó el Goya a la mejor actriz al que optaba, pero fue la reina de la XXIV edición de los premios del cine español con un modelazo blanco de Gianni Versace «vintage» y, sobre todo, porque, por fin, apareció en un acto público y oficial en España con Javier Bardem.

Sólo quince minutos antes de que diera comienzo la gala, a las 21:00 GMT del domingo, llegó ella, la más esperada, Penélope Cruz, y no decepcionó porque el modelo era de antología, nada menos que un Gianni Versace «vintage», es decir, de los que el fallecido modisto italiano hizo hace años.

Con el pelo suelto, algo más rubia de lo que estaba los últimos meses, la actriz, que lucía unos larguísimos pendientes de diamantes de Chopard, ha paseado el modelo, en blanco roto, con las costuras recamadas con cristales y escote palabra de honor en forma de pétalo, y unos zapatos de plataforma con tacones vertiginosos.

Ha posado ante los cámaras; ha contestado a alguna pregunta de los periodistas sobre sus expectativas sobre los Goya y los Oscar -«ninguna»- y ha salido disparada hacia el auditorio, donde, nada más empezar la gala, los espectadores han podido ver, por primera vez en un acto público en España, a Bardem y a ella juntos.

La actriz, que apareció sola, prefirió estar esta noche en Madrid y perderse la comida de este lunes de los candidatos a los Oscar y al lado de Bardem ha disfrutado de cada broma del maestro de ceremonias de la gala, el conocido presentador de la televisión española Andreu Buenafuente.

Y además Pénelope Cruz y Javier Bardem han entregado premios. Ella a Raúl Arévalo, mejor actor secundario, y él a Luis Tosar, mejor actor protagonista.

El estilista de la ceremonia, Vicente Ruiz, estaba empeñado en que los candidatos, actores y presentadores vistieran de «glamour» la alfombra verde -el patrocinador manda en el color- y así ha sido en buena parte, aunque todavía no haya desterrado la camiseta y todavía se vea, y mucho, el «antitelevisivo» color negro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: