Atrasarán una hora los relojes en Brasil

La mitad sur de Brasil tendrá que atrasar los relojes una hora al finalizar el día de hoy al terminar el "horario de verano", con el que según una fuente oficial el país ha ahorrado energía por unos 30 millones de reales (unos 16.6 millones de dólares).

Sao Paulo/EFE

La mitad sur de Brasil tendrá que atrasar los relojes una hora al finalizar el día de hoy al terminar el «horario de verano», con el que según una fuente oficial el país ha ahorrado energía por unos 30 millones de reales (unos 16.6 millones de dólares).

Los brasileños del Distrito Federal, donde está la capital Brasilia, y de otros diez estados del centro, sureste y sur, entre ellos los más ricos y poblados, tendrán que volver a las once cuando den las doce de la noche, con lo que este sábado tendrá 25 horas.

El Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONSE) estima que «la generación térmica evitada» con el horario de verano, que rigió en algo más de la mitad del territorio brasileño desde el pasado mes de octubre, ahorró a los consumidores del orden de los 30 millones de reales.

«La reducción de la energía proporcionada por el horario de verano fue del orden del 0,5 por ciento», señala un comunicado del ONSE, que agrega que eso supone un 11 por ciento del consumo mensual de Río de Janeiro, donde viven unos seis millones de personas.

El cambio de hora durante los meses del verano austral ha propiciado la «reducción de la demanda en la hora punta del orden de 2.500 megawatios», un 4,7 por ciento de la demanda máxima, lo que «equivale aproximadamente al 80 por ciento de la carga en la hora punta de la ciudad de Río de Janeiro, o al triple de la de la ciudad de Brasilia».