Carlos Sánchez. LA PRENSA/S. MARTÍNEZ

Lo mataron por un celular

Triste fue el final de Carlos Sánchez, de 25 años, un huérfano que profesaba la religión evangélica, quien murió apuñalado el pasado jueves en Chinandega, cuando varios sujetos lo asaltaron.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: