Violeta Barrios, la mejor gobernante

A veinte años de su histórico triunfo electoral, la gestión de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) es la que mejor calificación obtuvo en una encuesta de la firma M&R Consultores, al ser comparada con las administraciones del sandinista Daniel Ortega y los liberales Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños.

VER INFOGRAFÍA

A veinte años de su histórico triunfo electoral, la gestión de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) es la que mejor calificación obtuvo en una encuesta de la firma M&R Consultores, al ser comparada con las administraciones del sandinista Daniel Ortega y los liberales Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños.

El 52.2 por ciento de los entrevistados por M&R Consultores dijo que el Gobierno de Barrios de Chamorro fue bueno o excelente, contra un 20.4 por ciento que lo consideró como pésimo o malo, y un 24.5 por ciento que lo calificó como regular.

Barrios de Chamorro, a la cabeza de la Unión Nacional Opositora (UNO), derrotó en contra de todos los pronósticos al entonces mandatario Daniel Ortega en la votación del 25 de febrero de 1990.

Nicaragua se desangraba en una guerra interna en ese período. El conflicto bélico de los años ochenta dejó al menos cincuenta mil muertos. Para 1989 el país sufría de una inflación superior al cuatro mil por ciento y un dólar valía 38 mil 150 córdobas.

La economía estaba centralizada y los nicaragüenses estaban sometidos a un racionamiento de los productos básicos.

“El gobierno que ella hizo fue en una circunstancia histórica y con situaciones propicias para hacer cambios dramáticos en la situación del país”, explicó Raúl Obregón, de M&R.

La encuesta se realizó entre el 12 y el 23 de febrero, a través de correo electrónico, utilizando el método de “entrevista en línea”.

El universo de estudio fue de 75 mil nicaragüenses con correo electrónico, de ambos sexos y mayores a los 16 años. La muestra de la encuesta es de 900 elementos.

BARRIOS DE CHAMORRO SOBRE TODOS LOS DEMÁS

Barrios de Chamorro obtuvo mejores resultados que Daniel Ortega en sus dos períodos gubernamentales (de 1979 a 1990 y del 2007 a la fecha), Arnoldo Alemán (1997-2002) y Enrique Bolaños (2002-2007).

En su primer gobierno, Ortega fue castigado por un 59.6 por ciento de los encuestados que dijo que su gestión fue pésima o mala, frente a un 23.8 por ciento que lo calificó como buena o excelente, y un 13.2 por ciento lo llamó “regular”.

En su segundo período, Ortega empeoró, según M&R Consultores.

El 63.9 por ciento cree que su gestión es pésima o mala. Un 23.3 por ciento la percibe como buena o excelente y el 9.1 por ciento la calificó como regular.

Ortega, tras perder ante Barrios de Chamorro en 1990, se presentó a los comicios de 1996 y 2001 con resultados negativos. En 2006, con los liberales divididos y clamando que le permitiesen “gobernar en paz”, el dirigente sandinista retornó al poder con un respaldo del 38 por ciento.

Pese a que Ortega fustiga en sus discursos a los “gobiernos neoliberales” de 1990 a 2007, el estudio de M&R Consultores lo dejó en mala posición, pues las administraciones de Alemán y Bolaños también tuvieron mejores resultados.

“El segmento consultado tiene escolaridad bastante alta y tienden a tener un poco más de racionalidad y ven la situación, (entonces) adversan en su mayoría o no aprueban el Gobierno de Ortega”, precisó Obregón al analizar el fenómeno que no favorece al actual mandatario sandinista.

Alemán, quien fue condenado a veinte años de prisión por actos de corrupción y luego sobreseído en medio de negociaciones políticas con Ortega, logró que el 42.7 por ciento crea que su gobierno fue bueno o excelente.

El 31.1 por ciento dijo que la gestión de Alemán fue pésima o mala y un 23.8 por ciento lo calificó como “regular”.

En tanto, Bolaños (2002-2007), quien al terminar su período presumió de dejar “la mesa servida” a Ortega, consiguió que el 41 por ciento de los encuestados crea que su gobierno fue bueno o excelente.

El 29.6 por ciento expresó que Bolaños fue pésimo o malo y el 26.7 por ciento manifestó que hizo un trabajo regular.

VIOLETA BARRIOS DE CHAMORRO SIGUE SIENDO POPULAR

La hija de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro, Cristiana, dijo ayer que la vida privada centra la atención de la ex mandataria, calificada en Nicaragua como “la madre de la democracia”.

“Ella está totalmente retirada de la vida pública, está dedicada a su casa, a sus nietos y bisnietos. Cuando terminó la presidencia regresó a la tranquilidad de su casa y a disfrutar de esa casa”, apuntó Cristiana Chamorro.

Pese a su retiro, la ex mandataria sigue siendo una de las figuras más populares en Nicaragua.

La encuesta de M&R Consultores arrojó que Barrios de Chamorro tiene un balance positivo del 64.9 por ciento, ya que es percibida como agradable por el 81.5 por ciento de los consultados y es desagradable para el 16.6 por ciento.

ORTEGA Y ALEMÁN NEGATIVOS

En cambio, el presidente Daniel Ortega, quien está en la arena política desde 1979, recibió un saldo negativo, pues el 69.3 por ciento lo ve como desagradable y el 27.8 por ciento como agradable, para un balance de -41.5 por ciento.

El ex Presidente Arnoldo Alemán, quien ha retado al resto de la clase política a medirse en primarias para escoger al candidato que se enfrentará al FSLN en 2011, resultó con peores calificaciones que el propio Ortega.

Alemán tiene un saldo de -49.8 por ciento, ya que el 23.8 por ciento dijo que es agradable, pero el 73.6 por ciento lo llamó “desagradable”.

Quien fuese el sucesor de Alemán en la presidencia y además fue su vicepresidente, Enrique Bolaños, prácticamente quedó en un punto muerto.

Bolaños es agradable para el 50.5 por ciento de los encuestados y desagradable para el 46.6 por ciento. Su saldo es de 3.8 por ciento positivo.

NEOLIBERALES VERSUS FSLN

En sus conclusiones, M&R Consultores dice que el país sigue transitando por una peligrosa etapa de polarización.

Desde que Ortega inició su nuevo mandato, en 2007, ha acusado a los gobiernos “neoliberales” de ser los culpables del atraso y la corrupción.

1267070840_250210 neoliberales

Pero según el estudio de M&R Consultores, seis de cada diez entrevistados manifestó que los “serios” problemas económicos, políticos y sociales que sufre el país son producto de la administración sandinista de los años ochenta y de la estrategia que anunció el propio Ortega el 26 de febrero de 1990, cuando prometió que iba a “gobernar desde abajo”.

Para el ex ministro de la Presidencia, Antonio Lacayo, Ortega nunca “gobernó desde abajo”, sino que “destruyó desde abajo” cuando Violeta Barrios de Chamorro ejerció la presidencia.

“Lo que hizo fue destruir a Nicaragua desde abajo, nunca creímos que él fuera tan bruto de dañar a un país al cual él quiso ayudar durante diez años (…) nunca gobernó desde abajo, lo que hizo fue entorpecer con asonadas, golpes bajos y con asesinatos políticos que se dieron en esa época”, señaló Lacayo.

Un 59.4 por ciento de los encuestados afirmó que los principales problemas del país se deben al primer gobierno de Ortega y a su estrategia de “gobernar desde abajo”.

En la acera de enfrente, hay un 27.2 por ciento de consultados que acusó a los “gobiernos neoliberales” de ser los responsables de los daños que vive Nicaragua.

Además, un 56.5 por ciento consideró que la llegada al poder del FSLN, en 1979, significó un “atraso” para el país. El 37.7 por ciento dijo que gozó de nuevas oportunidades.

El arribo de Violeta Barrios de Chamorro a la presidencia, el 25 de abril de 1990, habría provocado oportunidades, según el 70.2 por ciento de los encuestados por M&R Consultores.

LA ECONOMÍA

La deuda externa de 12 mil millones de dólares que heredó Ortega a Barrios de Chamorro con el traspaso de mando de 1990, le sigue pasando la factura al dirigente sandinista.

En el área económica, Ortega sigue recibiendo su más baja calificación.

La encuesta de M&R Consultores calificó como “inaceptable” (26.95 por ciento) el desarrollo que tuvo la economía durante el primer gobierno de Ortega, en los años ochenta.

El calificativo de “inaceptable” (37.25 por ciento) se está repitiendo en el segundo mandato de Ortega.

La escala de calificaciones de M&R Consultores indica que es “Totalmente inaceptable” de cero a 25. “Inaceptable” va del 25.1 a 50.

“Aceptable bajo” comprende de 50.1 a 59. El rango de “Aceptable” va de 59.1 a 69. “Aceptable alto” comprende de 69.1 a 79 y “Óptimo” inicia en 80 y termina en 100.

Barrios de Chamorro alcanzó nivel de “Aceptable alto” (75.8 por ciento) en el desempeño de la economía.

Arnoldo Alemán (66.5 por ciento) y Enrique Bolaños (63.34 por ciento) se quedaron en “Aceptables”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: