Temen más reducción de pena para “carnicero” de Tipitapa

El año pasado la defensa de Pedro Jiménez Cantarero, condenado inicialmente a 30 años de cárcel por el delito de asesinato atroz en contra de Silvia de los Ángeles Aguirre, logró una reducción de pena de cinco años con la aplicación del Código Procesal Penal (CPP). Una vez más estaría buscando el mismo propósito, alegando una evaluación de tiempo laborado en la cárcel.

Pedro Jiménez Cantarero, durante el juicio en diciembre del 2004, en Tipitapa, departamento de Managua. LA PRENSA/ ARCHIVOLA FRANCOS GRIBI

El año pasado la defensa de Pedro Jiménez Cantarero, condenado inicialmente a 30 años de cárcel por el delito de asesinato atroz en contra de Silvia de los Ángeles Aguirre, logró una reducción de pena de cinco años con la aplicación del Código Procesal Penal (CPP). Una vez más estaría buscando el mismo propósito, alegando una evaluación de tiempo laborado en la cárcel.

Al menos eso es lo que teme la hermana de la víctima, Sonia Aguirre Palacios, después que fue notificada a través de una cédula judicial del Juzgado Primero de lo Penal de Ejecución de Sentencias, que a Jiménez Cantarero le han programado una audiencia para el próximo 16 de marzo.

Aguirre indicó que en la notificación le dicen que revisarán “la hoja evaluativa del reo”, sentenciado inicialmente a 30 años de prisión por el asesinato atroz de Silvia de los Ángeles Aguirre Palacios, de 23 años, a quien mutiló el 24 de octubre del 2004. Sin embargo, con la primera reducción de pena, la misma bajó a 25 años.

La hermana de la asesinada consideró que esta situación “es un desequilibrio emocional para todos nosotros (…) somos sobrevivientes de ese tipo de violencia y que, encima de eso, venga otra vez lo mismo, con tantas situaciones de agravantes”.

Tras referir: “Lo que pasa es que ahora (el condenado) es pastor evangélico y da clases en La Modelo (el penal de Tipitapa). Todo eso se va a revisar, el comportamiento de él. Me parece tan injusto que alguien venga, asesine y (después) como me porto bien (intente) salir tranquilamente”.

Aguirre criticó que, utilizando estos argumentos, Jiménez Cantarero en tan sólo cinco años ya logró una rebaja de la condena inicial sin que las autoridades tomen en cuenta los agravantes, como es el hecho que los familiares de la muchacha asesinada siguen sin conocer donde quedaron partes de sus restos.

Al momento de haber sido encontrado el cuerpo de la muchacha, en un potrero de San Francisco Libre, Managua, le faltaban la cabeza y la pierna izquierda, los cuales aún no han sido encontrados.

Aguirre apeló a la conciencia de las autoridades judiciales y demandó a la Fiscalía que cumpla con su papel de apoyarles, aunque reconoció que a la fecha han tenido una buena respuesta de parte de esa institución.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: