En vida, Miguel Ángel Herrera Rivera, junto a su madre y hermana. El joven murió el pasado domingo al ser baleado por supuestos miembros de la pandilla de “Los Ponkis”. LA PRENSA / S. CARRILLO

Se amplía “zona peligrosa”

El fin de semana dejó dos muertes trágicas, en las que estuvieron de por medio las armas de fuego.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: