Grave peligro sobre puentes peatonales

Además del mal diseño y mala ubicación, los puentes peatonales aéreos están “carcomidos” por el sarro y muchos de ellos ya tienen varios huecos en las zonas donde debe transitar la población.

Además del mal diseño y mala ubicación, los puentes peatonales aéreos están “carcomidos” por el sarro y muchos de ellos ya tienen varios huecos en las zonas donde debe transitar la población.

[doap_box title=»Son un problema» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

A inicios de este año, la alcaldesa designada por el Consejo Supremo Electoral en Managua, Daysi Torres, admitió que los puentes peatonales aéreos son un problema porque muchos han sido ubicados en lugares donde no se necesitan, están flojos y son inseguros ante la delincuencia que ronda los sitios.

[/doap_box]

En Managua son unos trece puentes peatonales ubicados desde hace unos diez años y con una atención que parece nula a juzgar por los “cráteres” en el puente ubicado al oeste del mercado Roberto Huembes, en el puente ubicado frente a la Universidad Centroamericana y en el que está al costado norte de la colonia El Periodista.

“Aquí uno más bien va a pasar de viaje, yo por eso es milagro que use uno de estos puentes”, cuenta María Vargas Martínez, una joven estudiante que cruzó el puente peatonal ubicado en las cercanías de la rotonda El Periodista para llegar a las instalaciones de la Universidad del Valle.

En el puente que cruzó Vargas Martínez hay al menos tres sitios en donde hay hoyos. Un pedazo en la esquina sur del mismo puente está en el aire.

En el que está ubicado cerca del mercado Huembes la situación es peor. En toda la extensión de ese puente hay más de veinte hoyos que se empezaron a formar desde hace varios años, sin que el Instituto Regulador del Transporte Municipal en Managua (Irtramma), supuesta entidad encargada del área, tome medidas correctivas.

A escasos metros del Concejo Municipal de Managua, una pareja de ancianitos se agarra de la mano y empieza a correr. No llegan a tiempo y no les queda más que quedarse atrapados en la línea amarilla de la vía.

Después de algunos minutos respiran y empiezan nuevamente el maratón, hasta que lograron llegar al otro extremo de la calle. Ninguno de ellos se atrevió a usar el puente peatonal que estaba en la zona.

“Es que estos puentes están mal diseñados. La distancia de la huella es muy alta (entre grada y grada) y cualquiera cae y se desnuca. Tengo que escoger si quiero suicidarme cruzando la carretera o usando este puente”, dice otra señora que, con miedo, se decidió a cruzar el puente aéreo por El Zumen.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: