Invierno se acerca y podría ser bueno

La época de preguntarse si es conveniente cargar un paraguas o una sombrilla ya está aquí, pues la etapa de transición de la temporada seca del año hacia la húmeda está iniciando. Ahora mismo hay un “falso período lluvioso”, pero cuando inicie, estará por encima de lo normal.

Escenas como ésta podrían ser más frecuentes en lo que resta del año, aunque por ahora sólo hay una transición de la temporada seca a la húmeda. Lo fuerte iniciaría a fines de mayo. LA PRENSA/B. PICADO

La época de preguntarse si es conveniente cargar un paraguas o una sombrilla ya está aquí, pues la etapa de transición de la temporada seca del año hacia la húmeda está iniciando. Ahora mismo hay un “falso período lluvioso”, pero cuando inicie, estará por encima de lo normal.

Ésa es una de las conclusiones a las que llegó el Comité Regional de Recursos Hidráulicos, durante el XXX Foro del Clima de América Central, realizado la semana pasada en Costa Rica.

Los datos recopilados por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), confirman la posibilidad del “falso período lluvioso”, un momento que el meteorólogo Carlos Zapata definió como “transición”.

[doap_box title=»El Niño está muriendo» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • El fenómeno El Niño, que el año pasado atrajo la que podría ser la peor sequía en la historia de Nicaragua, está debilitado y podría desaparecer en los próximos tres meses.
Esto es lo que dará lugar a una entrada tardía de la época lluviosa, pero a la vez, favorecerá al país con una temporada húmeda un poco más activa de lo normal.

La urgencia de las lluvias en Nicaragua se debe a que El Niño acentuó la hambruna en el país a inicios de este año.

Todavía se desconoce si Nicaragua será afectada por el fenómeno La Niña, que en realidad suele ser la última etapa de El Niño, y provoca efectos contrarios, que van desde inundaciones, hasta impactos directos o indirectos de huracanes desde el Atlántico.

[/doap_box]

“Hay un cambio en la atmósfera, estamos ya casi a un paso de la transición de la temporada seca a la húmeda, de abril a mayo, eso también permite la formación de estos sistemas”, expresó Zapata.

El sistema al que se refiere el experto es al eje de vaguada, nubes que provocan lluvias y que en teoría no debería aparecer tan pronto, pero ya van dos en las últimas dos semanas.

Este fenómeno causó lluvias ligeras en distintos puntos del país desde el domingo por la noche, pero el que le antecedió provocó al menos un tornado en San Benito, a 36 kilómetros al noreste de Managua, y otro en Nueva Segovia, una semana antes.

LA TRANSICIÓN

Esta situación, que parece una lotería de días soleados o lluviosos, podría mantenerse al menos hasta el 24 de mayo en Nicaragua, según el Comité Regional de Recursos Hidráulicos, ya que hasta entonces la época húmeda del año no se normalizará.

Mientras los días interrumpidos de lluvia permanezcan, el cambio entre la época húmeda y seca se mantendrá en la etapa de transición.

NO SERÁ PAREJO

Sin embargo, cuando inicie la temporada lluviosa, en los últimos días de mayo, lo hará con mayor fortaleza que lo normal en una parte del país, aunque más débil en otra.

Ésas son las previsiones del Comité Regional para el trimestre que va de mayo a julio, que son los primeros tres meses de la época húmeda.

En la zona del Pacífico, la parte occidental de las regiones Norte, Centro y de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) se espera que llueva más de lo normal.

Esto no necesariamente significa aguaceros, pero sí una mayor cantidad de precipitaciones entre mayo y julio.

Por el contrario, en la parte oriental de esas mismas zonas, y en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), se cree que podría haber menos lluvias que lo normal, aunque de forma ligera, de tal manera que la diferencia apenas podría notarse.

Una buena noticia es que la canícula podría ser más débil de lo normal.

Esto significa que, después del 15 de julio la frecuencia de las lluvias probablemente no disminuya de forma acentuada, lo que podría beneficiar a los pequeños productores, que siembran para autoconsumo.

AÑOS ANÁLOGOS

Para dar una mejor idea de cómo estarán las lluvias de este año, el Comité Regional especificó algunos años análogos con el 2010.

Se trata de 1992, 1995, 1998 y 2003. La mayoría de éstos fueron antecedidos por sequías, como el año pasado.

Las previsiones no incluyen posibles efectos de fenómenos extremos, como las tormentas tropicales o huracanes. En 1998 el Mitch afectó Centroamérica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: