Taxista de Masaya “al banquillo”

El taxista de Masaya Jorge David Barrera Herrera fue acusado ayer por dos presuntos delitos sexuales.

La policía resguardó las audiencias, mientras afuera de los juzgados un grupo de personas pedía justicia. LA PRENSA/ M. CUADRA

El taxista de Masaya Jorge David Barrera Herrera fue acusado ayer por dos presuntos delitos sexuales.

Las audiencias se realizaron a puertas cerradas en el Juzgado de Distrito Penal de Masaya del juez Leonel Alfredo Alfaro, quien ratificó la prisión preventiva y programó la audiencia inicial para el viernes 7 de mayo a las nueve de la mañana.

En el primer caso la víctima es una psicóloga y según la acusación el 26 de abril a la una de la tarde, cerca del parque central abordó el taxi placas M Y0122, conducido por el acusado, a quien le pidió la llevara cerca de la Administración de Rentas.

En el camino, el ahora imputado le preguntó por qué andaba vendado el pie izquierdo, al mismo tiempo que refirió que había estudiado Medicina, indicándole algunos tratamientos.

Agregó que era masajista, le tocó la pierna izquierda y le dijo que le podía dar masajes.

Según la acusación, el imputado desvió la ruta y la llevó al Malecón y usando la fuerza la manoseó, le introdujo los dedos en la vagina y repitió el delito cuando la fue a dejar a su trabajo.

SEGUNDA CAUSA

La otra causa supuestamente ocurrió el 12 de noviembre del 2008 en horas de la tarde cuando le dio ride a dos muchachas de la Laguna de Apoyo a Catarina.

En el lugar tomó licor con un amigo y de regreso le volvió a dar ride a las dos muchachas, las fue a dejar a sus casas en villa 12 de Julio, pero a la última se la llevó para otro lugar en Villa Holanda, donde supuestamente la tocaba y forcejeaba hasta que ésta se lanzó del vehículo.

CONDUCTA

Ayer se presentaron a los juzgados un grupo de familiares y vecinos clientes del taxista, quienes aseguran que levantarán firmas para demostrar su buena conducta y que el caso es un montaje de “alguien que quiere ascender en cargos o salarios”.

En la Policía de Masaya, nadie quiso hablar del caso documentado por esa unidad.