Prometen un gobierno de larga duración

El nuevo primer ministro británico, David Cameron, prometió ayer un Gobierno que se regirá por tres principios clave —“la libertad, la justicia y la responsabilidad”— y que tendrá como objetivo principal dar al Reino Unido “un liderazgo estable”.

El primer ministro David Cameron y su número dos, el liberaldemócrata Nick Clegg, ante los periodistas. LA PRENSA/AP/CHRISTOPHER FURLONG

LONDRES/EFE

El nuevo primer ministro británico, David Cameron, prometió ayer un Gobierno que se regirá por tres principios clave —“la libertad, la justicia y la responsabilidad”— y que tendrá como objetivo principal dar al Reino Unido “un liderazgo estable”.

El conservador Cameron ofreció su primera conferencia de prensa, junto a su viceprimer ministro, el liberaldemócrata Nick Clegg, en los jardines del número 10 de Downing Street e hizo una declaración en la que aseguró que el Gobierno de coalición tiene “una agenda compartida”.

“Tenemos no sólo un nuevo Gobierno, sino también una nueva política en la que el interés nacional está por encima del interés de los partidos”, declaró Cameron antes de dar la palabra a Clegg.

El líder liberaldemócrata destacó que el nuevo Gobierno “será duradero”, pese a las diferencias entre ambas formaciones, porque están unidas en el propósito de tener un Ejecutivo estable.

“Hasta hoy éramos rivales y ahora somos colegas, y eso es algo que dice mucho sobre esta nueva política”, manifestó Clegg.

Ambos líderes escenificaron la unidad del recién nacido Gobierno de coalición, el primero del Reino Unido desde la II Guerra Mundial, llegando juntos a la rueda de prensa en una charla desenfadada por los jardines de la residencia oficial del primer ministro, que raramente han sido utilizados para encuentros con la prensa.

Cameron no escatimó adjetivos para describir el momento político que vive el Reino Unido y declaró que el Gobierno de alianza representa un cambio de proporciones “históricas y sísmicas” y que su labor tiene vocación de “largo plazo”.

Destacó que el nombramiento de seis liberaldemócratas en el Gobierno, incluido Clegg, es “la señal de la fortaleza y la profundidad de la coalición” y la muestra de “nuestra determinación sincera de trabajar juntos de manera constructiva para que esta coalición funcione por el bien del interés nacional”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: