Benedicto XVI: “Malos sacerdotes no pueden oscurecer lo bueno”

El papa Benedicto XVI lamentó este sábado que los escándalos de abuso oscurezcan la reputación de la iglesia católica como un lugar de esperanza, pero insistió en que algunos sacerdotes de mal comportamiento no pueden eliminar el bien que hace la iglesia.

Benedicto XVI. LA PRENSA/AP

Por Frances D’Emilio

CIUDAD DEL VATICANO/AP

El papa Benedicto XVI lamentó este sábado que los escándalos de abuso oscurezcan la reputación de la iglesia católica como un lugar de esperanza, pero insistió en que algunos sacerdotes de mal comportamiento no pueden eliminar el bien que hace la iglesia.

El Papa citó la parábola del Evangelio acerca de un sembrador y su semilla y recordó la pregunta a Dios de por qué la mala hierba surgió entre el grano cuando la semilla del bien fue sembrada en el campo.

«En meses recientes, hemos tenido que enfrentar repetidamente noticias que apuntan a llevarse la alegría de la iglesia, a oscurecerla como un lugar de esperanza», dijo Benedicto en un mensaje a una reunión ecuménica en Munich, en su tierra natal de Alemania.

«Mala hierba» de mala semilla «existe incluso en lo íntimo de la iglesia y entre aquellos a los que el Señor ha dado la bienvenida a su servicio en una forma especial», dijo el Papa, en una analogía que claramente evoca los escándalos de curas pederastas.

En recientes semanas, se han visto renuncias de varios obispos por cubrir el abuso clerical, pero unos cuantos prelados también han dimitido por ser ellos mismos los inculpados.

Las acusaciones de abuso han golpeado a la iglesia en varios países europeos este año, incluida Alemania.

Tras las revelaciones de traslados sistemáticos de sacerdotes abusadores en varios países, el Vaticano ha comenzado a limpiar su imagen y la presión sobre cómo manejar la crisis se nota entre los prelados de mayor categoría.

Los grupos de presión de víctimas han presionado al Papa para que admita lo que ellos dicen ha sido su propia culpa al manejar los casos de abuso, tanto en su función anterior como arzobispo de Munich como en su largo mandato al frente de la oficina del Vaticano que custodia la moralidad antes de convertirse en pontífice en 2005.