No quieren a D’Escoto en Ginebra

Una coalición de organismos críticos con el Gobierno de Daniel Ortega rechazó ayer la candidatura del ex canciller nicaragüense Miguel D’Escoto a experto del Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, porque en Nicaragua se violan las libertades fundamentales sistemáticamente.

Miguel D’Escoto (de frente) y el canciller Samuel Santos. LA PRENSA/ARCHIVO/N. NIVIA

MANAGUA/ACAN-EFE Y REDACCIÓN CENTRAL

Una coalición de organismos críticos con el Gobierno de Daniel Ortega rechazó ayer la candidatura del ex canciller nicaragüense Miguel D’Escoto a experto del Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, porque en Nicaragua se violan las libertades fundamentales sistemáticamente.

“Nosotros rechazamos la propuesta que hace el Grulac (Grupo Regional Latinoamericano y del Caribe) y el Estado de Nicaragua, de que el ex canciller Miguel D’Escoto sea asesor en derechos humanos ante las Naciones Unidas”, señaló en rueda de prensa la portavoz de la Coordinadora Civil, Luisa Molina.

“¿Por qué rechazamos esta propuesta? Porque Nicaragua es un país que ha violado de manera sistemática los derechos humanos, especialmente los de las mujeres”, sostuvo Molina.

Según la dirigente de la Coordinadora Civil, integrada por unos 600 organismos no gubernamentales y de la sociedad civil, de las 109 recomendaciones que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha hecho a Nicaragua en materia de derechos humanos, el 60 por ciento corresponden a violaciones a los derechos de las mujeres.

El Grulac propuso como candidato único a D’Escoto, ex presidente de la 63 Asamblea General de la ONU, para integrar como experto el Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos.

El Comité Asesor está compuesto por 18 expertos provenientes de todas las regiones, quienes serán escogidos por aclamación durante la tercera semana de junio próximo entre todos los propuestos.

D’Escoto, nacido el 5 de febrero de 1933 en Hollywood, Estados Unidos, fue jefe de la diplomacia nicaragüense en el primer Gobierno sandinista (1979-1990).

D’Escoto, sacerdote misionero católico de la Congregación Maryknoll, es la mano derecha en asuntos limítrofes y de relaciones internacionales del presidente Ortega.

EL REPORTE DE FEBRERO

En febrero el Consejo de Derechos Humanos indicó que Nicaragua debe reforzar la protección de las mujeres y las niñas ante la violencia doméstica y sexual y modificar su legislación para que sea más acorde con la normativa internacional.

Ésta fue una de las principales conclusiones del informe sobre Nicaragua elaborado por el Consejo tras su Examen Periódico Universal, la evaluación a la que todos los estados miembros de las Naciones Unidas deben someterse.

La preocupación más repetida por los 47 miembros que forman el Consejo fue la violencia doméstica, muy extendida en Nicaragua, por lo que solicitaron que se promueva la legislación necesaria para luchar contra esta lacra.

“Se debe permitir —según el texto— acceso efectivo a la justicia para las víctimas de violencia de género, dándoles protección judicial y estableciendo refugios tutelados para las víctimas” de acuerdo con la legislación internacional al respecto.

En la misma línea, se pidió acciones inmediatas para frenar la violencia sexual en general y especialmente contra las menores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: