Mujeres alegan retroceso en derechos

Para noviembre próximo el Estado de Nicaragua debe presentar su informe acerca del cumplimiento de la Convención sobre la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer (Cedaw, por sus siglas en inglés).

La persecución que han sufrido algunas defensoras de las mujeres es considerada uno de los retrocesos en materia de derechos humanos de la mujer en Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO

Para noviembre próximo el Estado de Nicaragua debe presentar su informe acerca del cumplimiento de la Convención sobre la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer (Cedaw, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, para las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, no se puede hablar de avances.

“En relación con los derechos de las mujeres hemos tenido retroceso con la penalización del aborto terapéutico y la persecución a las mujeres”, consideró Eva María Sanqui, de la Red de Mujeres contra la Violencia.

Desde junio pasado, con el informe que el Gobierno de Daniel Ortega presentó en Ginebra, con relación al seguimiento al Examen Periódico Universal (EPU), su representante anunció que no firmará el protocolo de esa convención.

Según Sanqui, el alegato presentado por Nicaragua, de que no hay dinero para instalar instituciones que le den seguimiento a la Cedaw, no es justificable, pues consideró que el Estado no necesita recursos materiales para cumplir con lo establecido en esa convención, pues a su criterio instituciones ya establecidas en el país, como la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la Fiscalía, pueden hacerlo.

“La respuesta que dio el Gobierno no es ni suficiente ni es justificable, no puede ser que no se firme el protocolo de la Cedaw porque cause erogaciones tributarias. Los derechos de las mujeres no están ni deben ser en razón de dinero, nosotros hemos dado contribución suficiente a la economía del país, a la sociedad, para que realmente los derechos se puedan ver. Eso es falta de voluntad política que tiene este Gobierno con relación a promover los derechos de las mujeres”, sostuvo Sanqui.

De no firmar el Estado de Nicaragua el protocolo de la Cedaw, las mujeres son las que resultarán perjudicadas, “porque realmente nosotros no tendríamos esa instancia internacional, para las denuncia de la violación a los derechos de las mujeres. Eso nos limita nada más a los tribunales nacionales, y ya sabemos que como tienen su sesgo partidario tampoco hemos tenido acceso a la justicia”, apuntó Sanqui.

La Red de Mujeres contra la Violencia y el Movimiento María Elena Cuadra, que trabajan por los derechos de las mujeres, han debatido este tema.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: