A Panamá encadenados

La pareja estadounidense, sospechosa de haber ejecutado varios asesinatos en Panamá, fue entregada ayer por las autoridades nacionales al jefe de la Policía Internacional (Interpol), de Panamá, Ernesto Muñoz Cerpa, quien estuvo en Managua acompañado del subdirector de la Policía del vecino país, Omar Pinzón, junto a dos miembros de la Unidad de Fuerzas Especiales.

Custodiados por fuerzas especiales de Nicaragua y Panamá, William Adolfo Cortez y Jeana Seana Cortez, son trasladados a la aeronave con matrícula panameña que aterrizó en el Aeropuerto de Managua.  LA PRENSA/M. ESQUIVEL

La pareja estadounidense, sospechosa de haber ejecutado varios asesinatos en Panamá, fue entregada ayer por las autoridades nacionales al jefe de la Policía Internacional (Interpol), de Panamá, Ernesto Muñoz Cerpa, quien estuvo en Managua acompañado del subdirector de la Policía del vecino país, Omar Pinzón, junto a dos miembros de la Unidad de Fuerzas Especiales.

William Adolfo Cortez, alias Wild Bill, y Jeana Seana Cortez, fueron encadenados en la pista del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino de Managua, antes de trasladarlos para que abordaran la avioneta matrícula HP-20A, que despegó poco antes de las 2:00 p.m. rumbo a Panamá.

[doap_box title=»Callahan confirma» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

William Adolfo Cortez, alias Wild Bill, y Jeana Seana Cortez, son ciudadanos estadounidenses, confirmó el embajador de Estados Unidos en Managua, Robert Callahan. No obstante, dijo que aún existen algunas dudas sobre el récord que ambos tienen en su país.

[/doap_box][doap_box title=»Interesados en propiedades» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • El subdirector de la Policía de Panamá, Omar Pinzón, confirmó que el modo de operar de William Adolfo Cortez y Jeana Seana Cortez, deportados por Nicaragua ayer, era la de ubicar a personas que mantenían en venta sus propiedades.
Una vez que formalizaban el negocio o lograban la firma del contrato de compra venta de una propiedad, quitaban la vida o desaparecían al dueño.

Los dos sospechosos llevaban unos ocho años viviendo en Panamá, según las autoridades del país del sur.

[/doap_box]

Pinzón, quien insistentemente agradeció a las autoridades de Nicaragua, felicitó al país por la captura “de este peligroso criminal” que fue realizada por soldados del Ejército en el puesto fronterizo de Sarapiquí, el lunes pasado.

El subdirector de la Policía, comisionado general Carlos Palacios, manifestó que el pasado 21 de abril recibieron una nota de la agregaduría del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés) en Panamá, a través de la cual les solicitaban la ubicación de los sospechosos y advertían que Bill y su esposa, que aparecían con otras identidades, podrían portar pasaporte holandés.

El funcionario panameño manifestó que aunque también hay investigaciones en Holanda y Estados Unidos sobre los sospechosos, Panamá fue el primero en abrirles causas.

En Panamá Cortez y su esposa eran buscados por el presunto asesinato de al menos siete personas. Los investigadores ya han localizado los restos de dos: uno identificado como Cheryl Linda Hughes y de Bo Barry Icelar, pero que todavía practican las pruebas de ADN para tener la certeza de la identidad. Ambos cuerpos fueron encontrados en un hostal. Otras cinco personas están reportadas por ahora como desaparecidas.

“En Panamá los estamos esperando porque tienen que dar cuenta de estas desapariciones, que han sido debidamente denunciadas por el Ministerio Público de mi país”, declaró Pinzón poco antes de que los dos sospechosos les fueran entregados.

El jefe policial expresó que actualmente mantienen un equipo de investigación especial que busca posibles restos de las víctimas que habrían sido lanzados al mar. De Nicaragua la pareja salió como llegó: en silencio. Ante los periodistas evitaron responder preguntas.

Según la jefa de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional (DAJ), comisionada mayor Glenda Zavala, durante las horas que permanecieron los sospechosos recluidos en las instalaciones en El Chipote, en Managua, aparentaron completa normalidad. Ambos sospechosos fueron sacados de las celdas de la DAJ, después de las 12:00 del mediodía de ayer y bajo extrema vigilancia trasladados por patrullas policiales a la terminal aérea. En el trayecto de la Carretera Norte camiones con soldados resguardaban la vía.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: