Antonio Banderas cumple 50 años

Guapo, simpático y polifacético, el actor malagueño Antonio Banderas cumple hoy 50 años en un dulce momento para su carrera: estrena a finales de mes en España You Will Meet A Tall Dark Stranger, de Woody Allen, y vuelve a las órdenes de su mentor, Pedro Almodóvar, en La Piel que Habito.

LA PRENSA/AFP/CRISTINA QUICLER

Madrid/EFE

 

Guapo, simpático y polifacético, el actor malagueño Antonio Banderas cumple hoy 50 años en un dulce momento para su carrera: estrena a finales de mes en España You Will Meet A Tall Dark Stranger, de Woody Allen, y vuelve a las órdenes de su mentor, Pedro Almodóvar, en La Piel que Habito.

Ha sobrevivido a la movida madrileña, a la prensa del corazón, a los premios Razzie y a los mordiscos a traición en pleno trasero de Rebecca De Mornay en Never Talk to Strangers .

Dijo que no a la mismísima Madonna, que le perdonó luego al compartir protagonismo en Evita. Y le robó escenas a Shrek poniendo voz al Gato con Botas.

[doap_box title=»Una vida de éxito» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Antonio Banderas nació en Málaga, un 10 de agosto de 1960.

Es actor, cantante, productor y director de cine español.

Es el primer actor español que consiguió estabilizarse en el cine norteamericano, industria para la que trabaja desde principios de los noventa.

Está casado con la también estrella de Hollywood, Melanie Griffith, con quien tiene una hija, Stella del Carmen, y juntos forman una de las parejas más estables del cine.

Es el primer actor español en ser nominado a los Globos de Oro, a los Premios Tony y a los Premios Emmy.

Sus comienzos en el cine y sus primeros éxitos se los debe al famoso director de cine Pedro Almodóvar durante la década de los ochenta, gracias al cual recibió dos candidaturas a los Premios Goya por las películas Matador (1986) y ¡Átame! (1989)

Igualmente el nombre artístico de Antonio Banderas se debe a una sugerencia de Pedro Almodóvar.

Realizó con él cinco películas, algunas de ellas de gran éxito, como fueron
La Ley del Deseo (1987) y Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios (1988), que fue nominada al Óscar como mejor película de habla no inglesa.

[/doap_box]

UN “ZORRO” DEL CINE

Su marca más profunda en Hollywood sigue siendo, no obstante, la Z que arañó con una espada en The Mask of Zorro, la cinta que le convirtió en estrella. Pero en España sigue siendo el hombre siempre sonriente, siempre cariñoso, que nunca se pierde una Semana Santa en Málaga (sur).

Con Melanie Griffith, a la que conoció durante el rodaje de Two Much, de Fernando Trueba, forma una de las parejas más estables de Hollywood. Y con Robert Rodríguez y Salma Hayek una entente del cine latino en Hollywood que inauguraron con Desperado y a la que ahora se han sumado, con Óscar incluido, Penélope Cruz y Javier Bardem.

Pedro Almodóvar, que ahora le devuelve al primer plano de la actualidad cinematográfica con su papel de cirujano plástico vengativo en La Piel que Habito, fue el que le animó a utilizar el apellido de su madre como nombre artístico y títulos como Laberinto de Pasiones o Matador fueron asentando su estrellato.

Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios y Tame cimentaron su prestigio internacional y el golpe de suerte vino con una producción anodina en Hollywood, que sorprendió en la taquilla: The Kings of the Mambo .

No sucumbir a los encantos de la reina del pop en el documental Madonna: Truth or Dare acabó de ponerle en el mapa y el cine estadounidense lo enroló, aunque como secundario, en superproducciones multiestelares como La Casa de los Espíritus , Philadelphia e Interview With the Vampire .

Pero sí fue una larga odisea llegar al estrellato, Antonio Banderas ha hecho un camino todavía más meritorio para mantener su estatus en Hollywood, ya que las cartas no le vinieron bien dadas con sus proyectos como protagonista: ni Assasins, ni Play It to The Bone ni The Body funcionaron.

Y Banderas, consciente de las limitaciones de un “latin lover” en Hollywood, comenzó su arriesgado camino a la diversificación: se subió a las tablas con el musical Nine y optó al Tony; se pasó a la televisión para dar vida a Pancho Villa en un telefilme que le hizo finalista al Emmy y al Globo de Oro; y puso su voz a un Gato tan simpático que prepara ya su spin-off al margen de Shrek .

Como director, además, ha tenido una nada desdeñable carrera con Locos en Alabama, en la que regaló un papel bombón a su mujer, y El Camino de los Ingleses, un drama generacional premiado en Berlín. Y como productor ha creado Green Moon, la compañía que apoyó proyectos como El Lince Perdido ” o Tres Días.

A MEDIA ASTA

Ahora, a los 50, tiene ganas de recuperar su poder en la categoría que le dio a conocer y que su bandera como actor de cine abandone la media asta. Por eso, además de sus trabajos con Allen y Almodóvar, se enfrenta a un nuevo reto: interpretar a Salvador Dalí bajo la dirección de Simon West.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: