Acusan a dos guatemaltecos por masacre de nicaragüenses

La Fiscalía Especial de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) acusó formalmente a dos integrantes de una banda acusada de asesinar y calcinar a 15 nicaragüenses y un holandés en el año 2008, informó ayer la prensa local.

El crimen conmocionó a la población nicaragüense. LA PRENSA /ARCHIVO

GUATEMALA/AFP

La Fiscalía Especial de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) acusó formalmente a dos integrantes de una banda acusada de asesinar y calcinar a 15 nicaragüenses y un holandés en el año 2008, informó ayer la prensa local.

La acusación que realizó la Fiscalía fue presentada en el Juzgado Primero de Alto Impacto contra el ex policía Héctor González Morales, alias “La Rana” y Roberto Rivera Chacón, al concluir tres meses de investigación de la segunda etapa de las indagaciones de la masacre ocurrida en 2008.

PERTENECÍAN A BANDA DE NARCOS

Según las pesquisas, ambos pertenecen a la banda “El Taquero”, grupo que supuestamente estaba detrás del tráfico de drogas en el departamento de Zacapa (Este) y tenía nexos con narcos de Centroamérica y Colombia, precisa el diario Prensa Libre.

El rotativo explica la evidencia recabada y el relato de un colaborador eficaz apuntan a González como la persona que compró la gasolina para quemar a las víctimas, mientras que Rivera Chacón es sindicado de haber interceptado el autobús donde se trasladaban.

En un primer juicio, realizado el pasado 7 de junio, el Tribunal Primero de Alto Riesgo condenó a 820 años de prisión a Juan Carlos Policarpio, a quien halló culpable de la masacre.

Por ese hecho están pendientes de captura Marvin Montiel, alias “El Taquero”; Byron Eduardo Abalony, entre otros.

Las víctimas, entre las que también se encontraba un ciudadano holandés, fueron asesinadas en noviembre de 2008 en una carretera del municipio de Huité, Zacapa, 160 kilómetros al este de la capital, cuando viajaban en un autobús que provenía de Nicaragua.

Según las investigaciones, los asesinos secuestraron el autobús para buscar una carga de droga en su interior y al no encontrarla, procedieron a ejecutar a los pasajeros e incendiar el vehículo con los cuerpos adentro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: