El Madrid empieza a carburar

Una tropa merengue, provista de un gran espíritu, pero sobre todo, de futbol, aunque carente de precisión en sus disparos al arco, fue demasiada pieza para un Ajax que por momentos

El argentino Gonzalo Higuaín fue un constante peligro, pero al igual que sus compañeros, perdió muchas oportunidades. LA PRENSA/AFP/JAVIER SORIANO

El Real Madrid, que define su vínculo con la historia a través del éxito, volvió a ilusionar corazones ayer, al comenzar pisando fuerte los terrenos de la Liga de Campeones de Europa, con una victoria 2-0 sobre el Ajax holandés, en el estadio Santiago Bernabéu de la capital española.

Una tropa merengue, provista de un gran espíritu, pero sobre todo, de futbol, aunque carente de precisión en sus disparos al arco, fue demasiada pieza para un Ajax que por momentos

[doap_box title=»Equilibrio» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • El sello de José Mourinho es cada vez más visible en el Real Madrid
Ayer atacó en todo instante, pero mantuvo su firmeza atrás y nunca se le agarró mal parado.

Marcelo se multiplicó en la cancha y superó claramente a Van der Wield, pero la figura fue Ozil.

El alemán hizo un gran trabajo como distribuidor y haló el gatillo cuando había que hacerlo.

El único instante de peligro del Ajax fue al minuto 76, cuando Emmanuelson pegó la bola en el travesaño y Suleijmani quiso rematar pero Casillas estaba listo.

MADRID

AJAX

bóer

san fernando

[/doap_box]

resultó inexistente en la cancha, y que poco pudo hacer para contener a Gonzalo Huguaín, quien aseguró el éxito al minuto 73, luego que Vurnon Anita (31) había definido con gol en contra.

El Madrid puso sobre el escenario todo su repertorio de recursos, desde gambetas, paredes, taquitos y desmarques, mientras hacía circular el balón a las velocidades que se le antojaba, pero su escasa puntería se juntó con el hermetismo del arquero holandés Maarten Stekelenburg y sufrió para anotar.

Desde el pitazo inicial, el Madrid se volcó hacia el arco contrario y mantuvo el mismo vigor a través de todo el encuentro, pero su falta de precisión en el último tramo, por momentos llegó a molestar a la exigente clientela apostada en el Bernabéu.

El Madrid realizó 35 disparos a la meta, pero hubo varios que se perdieron por milímetros, como el de Higuaín al minuto 17, que rebotó en el travesaño, o el de Ángel DiMaría, quien hizo pared con Arbeloa, giró hacia el centro y disparó sin poder ante Stekelenburg.

Marcelo  hizo un gran trabajo en la victoria merengue de ayer.
LA PRENSA/AFP/PIERRE-PHILIPPE MARCOU

Y luego de múltiples intentos más, la pizarra se inclinó hacia el Madrid, cuando el defensor del Ajax, Anita, anotó en su propia meta, tras un tiro de esquina de Xabi Alonso, que también hizo contacto con Higuaín.

El mismo Higuaín le dio flexibilidad al marcador al minuto 73, cuando habilitado por DiMaría, Özil disparó al marco, pero su bombazo fue despejado por Stekelenburg. El balón quedó suelto. Özil controló de nuevo y la sirvió a Higuaín, quien disparó a boca de jarro.

El camino sigue siendo largo, pero al menos ayer, el Madrid transformó silbidos en aplausos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: